Artículo

Álex Abrines: “Tenemos nivel para competir y estar en lo más alto”

El escolta balear afronta con optimismo sus segundos Juegos Olímpicos. En Tokyo 2020, Abrines sabe que el margen de error es mínimo y confía en que el equipo llega “con buenas sensaciones”

©
  

Este próximo lunes (14:00 horario peninsular), la selección masculina de baloncesto hace su debut en los Juegos Olímpicos de Tokyo 2020. La espera ha llegado a su fin y el conjunto que entrena Sergio Scariolo afronta la cita con optimismo tras reunir una lista de jugadores de plena garantías, y haber cerrado una preparación con cuatro triunfos y una única derrota frente a Estados Unidos.

La confianza en las posibilidades del equipo es máxima y así lo demuestra Álex Abrines.El escolta del Barça confiesa que “el equipo llega con buenas sensaciones, hemos ido de menos a más en los partidos de preparación. Obviamente, perdimos contra Estados Unidos, pero dimos una buena imagen. Estamos mejorando detalles cada día, y llegamos preparados y a un buen nivel para competir en estos primeros partidos”.

A diferencia de otros campeonatos donde las selecciones tenían tiempo para ir cogiendo la forma con el paso de los partidos y la derrota en uno de ellos no era sinónimo de condena competitiva, que en Tokyo 2020 solo haya tres partidos en la fase de grupo minimiza el margen de error. Para Abrines, “el formato de tres partidos en la fase de grupo y sorteo para cuartos con cabezas de serie no te da margen de error, cualquier derrota te puede meter en el grupo equivocado y después que los cruces sean contra un rival más difícil”. Sin embargo, Abrines también recuerda que este nuevo formato “es más fácil porque necesitas menos partidos para meterte en la lucha por las medallas”.

©

Haber sido medallista en los últimos tres Juegos Olímpicos y la fiabilidad habitual de este grupo de jugadores hace que, justo antes del inicio de la competición, los pronósticos la sitúen el combinado español segundo favorito al oro segunda tras Australia. Pese a ello, Abrines recuerda que “no somos de mirar los pronósticos FIBA. Sí que es verdad que somos los segundos por delante de Estados Unidos, pero ellos están a un nivel altísimo, contra nosotros les faltan tres jugadores de gran nivel y de los que creo que dos de ellos serán titulares. Ellos son el rival a batir.

Para el jugador del Barça, Estados Unidos sigue siendo el máximo favorito al oro en una competición cuyo nivel competitivo es muy elevado y hasta seis o siete selecciones tienen serias esperanzas de subir al podio. “Obviamente hay muchas selecciones que han mejorado con los años y también pueden optar por las medallas de oro, plata y bronce. No creo que nos meta más presión. Nosotros venimos aquí a hacer un trabajo y a competir al máximo nivel posible”.

Con tantas incertidumbres sobre el formato y el nivel de los rivales. Álex Abrines prefiere ser prudente, centrarse en el trabajo propio e ir paso a paso. “La clave del éxito de este equipo es que ya sabe lo que es ganar torneos de este calibre y alguna medalla; entonces ya sabemos que tenemos que hacer la cosas muy bien, estar muy centrados para intentar minimizar los errores y, al final, jugar nuestro juego. Tenemos nivel para competir y estar en lo más alto, pero hay que demostrarlo. No sirve con tener nombre. Cualquier rival puede pasar como primero en nuestro grupo y hay que salir a por todas, a competir e intentar no dejarnos ninguna victoria en la fase de grupos”, señala. Sin embargo, Abrines advierte: “En el caso de que perdamos en algún momento, tocará intentar ganar los partidos restantes y hacer lo que sabemos hacer para diversos equipos en los cruces en caso de clasificarnos y después ir partido a partido. Pensar en cuartos de final ahora mismo sería un error. Hay que pensar en Japón y después ya vendrá el rival que tenga que venir”.

Encuadrada en el grupo C, la selección masculina tendrá como rivales en la primera fase a Argentina (subcampeón del mundo), Eslovenia (campeón de Europa) y Japón, equipo con el que se abre la competición. En opinión de Abrines, pese a que los anfitriones puedan ser menos conocidos, “vemos que están a un nivel altísimo y juegan en casa. Estamos haciendo scouting de sus jugadores y de su forma de jugar para preparar ese primer partido donde siempre hay algo más de nervios. Es, a priori, el rival con menos nombre del grupo, pero estamos seguro de que nos van a poner las cosas difíciles y vamos a tener que hacer un partido muy serio tanto en ataque como en defensa para poder ganarlo”. Ese será el primer paso de un camino a dar para un camino cuya meta espera el 7 de agosto.