Artículo

Juegos Olímpicos Tokyo 2020: Jornada 2

La segunda jornada de los Juegos Olímpicos de Tokyo 2020 ya está en marcha. No pierdas detalle de los partidos de una jornada clave en la composición de los grupos.

©
  

NIGERIA - ALEMANIA (92-99)

Alemania superó a Nigeria en un partido tremendamente igualado, solo resuelto en el último cuarto y donde destacaron los 19 puntos y siete rebotes de Johannes Voigtmann en el equipo alemán. Como ya sucediera en el primer partido de estos Juegos Olímpicos, Nigeria mostró oficio en la primera parte aguantando cerca del marcador los primeros estirones de Alemania y llegó al descanso con empate a 50.

Su fuerte inicio de tercer cuarto incluso le hizo estar con un favorable 66-55, pero entonces el equipo encalló ofensivamente y recibió un parcial de 2-13 con el que el partido parecía estar abocado a un final igualado. De hecho, una canasta del fuenlabreño Obi Emegano volvió a empatar el partido a seis minutos del final, pero entonces apareció la experiencia alemana para endosar un parcial 0-14 en tres minutos y dejar sentenciada la victoria.

ESTADOS UNIDOS - IRÁN (120-66)

Estados Unidos olvidó la derrota inaugural para endosar a Irán la paliza del torneo. El equipo americano salió al encuentro con mucha más efectividad desde el triple, especialmente Damian Lillard (21 puntos con 7/13 en triples), y antes del encuentro ya había dejado sentenciado el resultado (60-30).

La segunda parte fue un entrenamiento más, con Irán intentando darse pequeños goces individuales y Estados Unidos buscando el perfecto equilibrio que permitiese que rompieran a sudar los jugadores menos habituales y a la par que se daba minutos para buscar la química en otros principales.

ITALIA – AUSTRALIA (83-86)

El partido comenzó con un bello intercambio de canastas entre Patty Mills (16 puntos, seis rebotes y cinco asistencias) y Simone Fontecchio del que salió beneficiada una Australia. Sin embargo, las rotaciones sentaron mejor al equipo italiano que, con un parcial 12-2, tomó las riendas del partido en el segundo cuarto, aunque sin alcanzar ventajas significativas.

Mills, que se quedó sin anotar en el segundo cuarto, despertó de su letargo para devolver la ventaja al equipo aussie. En todo caso en ningún momento del partido la ventaja para alguno de los equipos superó los ocho puntos y el encuentro se dirimió en los momentos finales. En ellos, y a diferencia de lo acontecido en la primera jornada, a Italia se le vio menos lúcida en ataque y tuvo que ser Fontecchio (22 puntos) quien la mantuviera con opciones de victoria hasta que un triple de Joe Ingles situó un 73-80 en el marcador que ya no pudo voltear el equipo transalpino.

©

REPÚBLICA CHECA - FRANCIA (77-97)

La República Checa dominó el inicio de partido gracias a la dupla formada por Tomas Satoransky (14 puntos y nueve asistencias) y Ondrej Balvin (18 puntos y ocho rebotes). Sin embargo, mediado el segundo cuarto Francia despertó y Thomas Heurtel inició un parcial de 4-17 que permitió irse al conjunto galo con una ventaja de 11 puntos a la media parte.

El partido quedó definitivamente roto en el tercer cuarto con una Francia henchida de moral que se escapó a la veintena de puntos de ventaja justo antes de terminar el período (56-77). Con todo decidido, el último cuarto sirvió para que los suplentes de Francia tuvieran minutos y la República Checa redujera mínimamente la diferencia pensando que el basketaverage de la competición le dé opciones de clasificarse para cuartos.

ESLOVENIA - JAPÓN (116-81)

De la mano de un acertado Rui Hachimura (34 puntos y siete rebotes), Japón trató de dar respuesta al gran inicio ofrecido por Luka Doncic y Zoran Dragic. El base, con menos acierto desde el triple, pero incisivo en cada penetración, volvió a liderar el ataque con 25 puntos, siete rebotes y siete asistencias permitiendo que Eslovenia ya en el segundo cuarto adquiriera una ventaja superior a la decena de puntos (53-41).

El tercer cuarto se abrió con los triples de Blazic, Dragic y Cancar, y Eslovenia estiró su ventaja de manera que, a cuatro minutos para la conclusión del período, había roto el partido de manera definitiva (72-52). Japón trató de regresar al partido con dos triples de Yuta Watanabe, pero el último cuarto se convirtió en un estéril intento nipón por reducir la diferencia. Eslovenia, luciendo un gran acierto triplista, tuvo un plácido final de partido.