Artículo

Los aspirantes a medalla en Tokyo 2020

Con un nuevo formato donde se minimiza el error, los Juegos Olímpicos de Tokyo 2020 se presentan con un amplio grupo de selecciones que aspiran a medalla. Estados Unidos es la favorita para el oro, pero su irregular preparación y ausencias de última hora abren las opciones a otros candidatos.

©
  

Los Juegos Olímpicos de Tokyo 2020 han renovado su formato de competición pasando de dos grupos de seis equipos a tres grupos de cuatro equipos donde se clasifican los dos primeros y los dos mejores terceros de grupos.

JUEGOS OLÍMPICOS TOKYO 2020

GRUPO A GRUPO B GRUPO C
Estados Unidos Australia España
Francia Nigeria Argentina
Irán Alemania Japón
Rep. Checa Italia Eslovenia

A partir de ahí se hace un sorteo teniendo como cabezas de serie a los ganadores de los grupos y el equipo en segundo lugar con el mejor resultado. Estos se enfrentarán con los otros cuatro equipos dibujando el camino que conduce a la lucha por las medallas.

Con este nuevo formato el campeón olímpico pasa de jugar ocho partidos como hasta ahora, a jugar solo seis partidos. Se reducen los partidos y el cansancio para los equipos, pero también los errores con lo que cada partido adquiere una mayor importancia para clasificarse y obtener la mejor posición de cara a los cruces.

Con todo ello, esta edición se presenta muy abierta con muchos candidatos dispuestos a romper la hegemonía que viene imponiendo Estados Unidos desde 2008. El combinado norteamericano partirá como gran favorito, pero las ausencias por COVID19 y una preparación con derrotas frente a Nigeria y Australia cuestionan su favoritismo y aumentan las opciones de sorpresa.

ESTADOS UNIDOS
©

Desde Beijing 2008, el equipo norteamericano no ha faltado a su cita con el oro olímpico. Atrás quedaron los llamados Dream Team y cada cita se ha vuelto más terrenal el conjunto estadounidense, sin embargo, y pese a todos los problemas, en Tokio sigue presentando una lista muy competitiva que le hace ser, en circunstancias normales, el gran aspirante al oro.

Es cierto que perdieron sus dos primeros partidos de preparación frente a Nigeria (87-90) y Australia (83-91), pero después vencieron a Argentina (108-80) y España (83-76) dando la sensación de ser un equipo que, si está bien en defensa, en ataque tiene recursos suficientes para superar a todos sus rivales.

Kevin Durant se presenta como la estrella más rutilante de estos Juegos Olímpicos. El alero de Brooklyn Nets es uno de los mejores anotadores de la historia, su facilidad para encestar desde cualquier posición y la fusión de talento con una increíble capacidad atlética le convierten un jugador único, excepcional. Junto a él, Damian Lillard y Jason Tatum aparecen como lugartenientes.

El base de Portland Trail Blazers es uno de los jugadores más difíciles de defender por su habilidad en el uno contra uno y la facilidad con la que anota triples desde largas distancias. Por su parte, Jason Tatum (alero de Boston Celtics) ha dado un nuevo paso adelante esta temporada para consagrarse entre las grandes estrellas de la NBA. Su posición natural es la de ‘tres’, pero ya le vimos en la Copa del Mundo de 2019 jugar minutos como falso ‘cuatro’. Verle jugar en ataque es recordar a veces el baloncesto de antaño, su pulida mecánica de tiro y su clase jugando le convierte en otro imperdible de esta competición.

Bam Adebayo y Draymond Green serán los encargados de pelear en la pintura contra los grandes interiores de la competición. Especialmente importante será la participación del jugador de Golden State Warriors por su capacidad defensiva y de generar pases en ataque. A buen seguro que en baloncesto FIBA, Green todavía será más importante de lo que habitualmente es en su equipo. JaVale McGee ha sido la última incorporación al equipo en sustitución de Kevin Love, y llega para aportar rebotes y capacidad intimidatoria a un equipo quizá falto de centímetros en la zona.

El conjunto norteamericano se completa con Devin Booker, Jrue Holiday y Khris Middleton, tres jugadores que llegan al equipo con escasos días de preparación y tras disputar las Finales NBA. Jugadores importantes, sobre todo porque Booker y Middleton están llamados a abrir el campo con sus triples y evitar los problemas ofensivos que evidenció el equipo estadounidense en 2019.

Con las dudas finales de posibles nuevas ausencias, Estados Unidos presenta un equipo cuya principal debilidad puede estar en la pintura, pero que tratará de compensarlo con exteriores que pueden defender bien a pívots en el baloncesto FIBA. En ataque, como casi siempre, serán casi inabordables si están acertados en el tiro exterior. El problema llegará el día en que los triples no entren…

AUSTRALIA
©

Después de ser semifinalista en la pasada Copa del Mundo, Australia llega a Tokyo 2020 con la clara intención de repetir presencia y tratará de conseguir la primera medalla olímpica en baloncesto masculino. En principio, el objetivo de las semifinales parece próximo porque, encuadrado en el grupo B, el equipo australiano es claro favorito para ser primero y, por lo tanto, garantizarse ser cabeza de serie en el cruce de cuartos.

A la cita olímpica el equipo llega en plena madurez competitiva. La columna vertebral que forman Patty Mills, Joe Ingles y Aaron Bynes tiene 32 o más años y la gran novedad de la lista Australia, Matisse Thybulle, es el único jugador menos de 25 años. El escolta de Philadelphia 76ers es la principal incorporación al equipo con respecto a la Copa del Mundo y añadirá su excelente defensa de balón a un equipo que destaca, precisamente, por su agresividad defensiva.

El ataque nuevamente versará sobre la capacidad ofensiva de Mills y en la generación de juego de Joe Ingles, sus dos jugadores más talentosos. Será interesante ver el nivel de juego de Dante Exum tras sus múltiples lesiones y la capacidad de sumar de dos interiores como Jock Landale y el ex bético, Nic Kay. Sin embargo, más allá de nombres puntuales, la fortaleza del equipo reside en ser un grupo conjuntado desde hace años, que conoce el oficio muy bien y sabe qué tiene que hacer en cada momento para ganar. Sin duda, uno de los equipos más farragosos de doblegar en estos Juegos Olímpicos.

FRANCIA
©

Tercera en la pasada Copa del Mundo, Francia siempre es candidata a todo antes de comenzar cada campeonato. El equipo francés presenta en Tokyo 2020 un equipo muy completo, con una base de jugadores FIBA de primerísimo nivel que se completa con los NBA Evan Fournier, Nico Batum y Rudy Gobert para aportar el elemento diferencial necesario para aspirar a lo máximo.

Es cierto que estos tres nombres deben marcar diferencias (especialmente Fournier en ataque y Gobert en defensa), pero casi siempre el termómetro del equipo acaba siendo el juego de sus bases Thomas Heurtel y Nando de Colo. El nuevo base del Real Madrid y el de Fenerbahçe serán los encargados de poner orden a un ataque donde muchas manos reclaman un único balón y marcar la pauta a seguir en cada momento. Junto a ellos, Frank Ntilikina debe ser otro referente anotador y Andrew Albicy aportará defensa.

Si Heurtel y De Colo funcionan, Francia tiene todo lo necesario para triunfar. Es cierto que carecen de puros tiradores (de ahí de la importancia ofensiva de sus bases) pero, a cambio, presenta aleros muy físicos como Timothy Luwawu-Cabarrot y Guerschon Yabusele, flamante fichaje del Real Madrid. Por dentro sigue teniendo una gran batería de hombres altos con Vincent Poirier como acompañante más destacado de Gobert.

ARGENTINA
©

La albiceleste ha demostrado en infinidad de veces que pocos equipos tienen su capacidad para competir y ganar los partidos. Donde no llega su talento o su físico, llega su corazón. Así de sencillo.

Asentada la renovación, solo queda Luis Scola como miembro de la ‘Generación Dorada’ del baloncesto argentino. Scola ya demostró en la Copa del Mundo que pese a sus 40 años todavía puede ser un jugador importante en grandes campeonatos y seguro que en los Juegos Olímpicos sabrá regular esfuerzos y entender en qué momentos aparecer y en cuáles dar paso a sus compañeros. Él es el principal y casi único argumento ofensivo en la zona, quizá el déficit de una selección que cuenta con el aporte de Gabriel Deck para no dejar todo en manos de sus exteriores.

Con pocos cambios salvo para incorporación de Leo Bolmaro respecto a lista de 2019, la gran mejoría del equipo reside en el crecimiento individual de jugadores como Deck, Nico Laprovittola, Luca Vildoza, Nico Brussino o Facundo Campazzo, el gran referente actual del equipo. El que fuese base del Real Madrid debe comandar la nave argentina y ser el ejemplo que anime al resto de sus compañeros a redoblar esfuerzos. La aportación ofensiva de Laprovittola, Vildoza y Brussino (recientemente fichado por Herbalife Gran Canaria) será fundamental, al igual que el equilibrio interior-exterior que puedan dar jugadores como Patricio Garino, Juampi Vaulet o Marcos Delia.

ESLOVENIA
©

De pasar de no estar en la Copa del Mundo y entrar por la puerta de atrás al Preolímpico, a ser aspirante a todo en los Juegos Olímpicos. Este es el fantástico viaje que ha experimentado Eslovenia hasta llegar a Tokio cargada de moral y pensando que todo es posible.

Lo es por el excelente nivel evidenciado en un clasificatorio donde vencieron a Lituania con contundencia en Kaunas y porque cuenta en su plantilla con Luka Doncic, un ídolo de masas que en los Juegos Olímpicos está llamado a consagrase (si no lo es ya) en un fenómeno mundial.

Fue el líder de Eslovenia en el Preolímpico consiguiendo un triple doble frente a Lituania y acabando el torneo con promedios de escándalo: 21,3 puntos, ocho rebotes y 11,3 asistencias por partido. El juego de Eslovenia girará alrededor suyo, pero no hay que desmerecer a un combinado con muchas caras conocidas para el aficionado español y que tendrá a los triplistas Zoran Dragic y Klemen Prepelic como principales baluartes de Doncic. En un equipo donde el tiro exterior es su principal fortaleza, ellos dos serán los encargados de descargar responsabilidades al base y crear segundos y terceros focos de atención en la defensa rival.

Por dentro, Eslovenia presenta la novedad de Mike Tobey. El pívot de Valencia Basket será su referente interior y el encargado de formar una atractiva pareja jugando el pick and roll con Luka Doncic. Pese a ser debutante en la cita olímpica, a Eslovenia no se le puede negar la ilusión por aspirar a grandes cosas y si consigue pasar de grupo puede ganar a cualquiera.

OTROS CANDIDATOS
©

Aunque menos probable, también tienen opciones de medallas otros equipos como Alemania o Italia que llegan al torneo más rodados tras su paso por los preolímpicos y Nigeria que llamó la atención tras vencer a Estados Unidos y lleva años reclutando a jugadores para preparar a conciencia este torneo.

Alemania sorprendió en el torneo disputado en Split al derrotar a Croacia en semifinales y obtener su billete olímpico tras vencer en la final a Brasil. Ahora llega a Tokio con un equipo joven donde destaca el ex baskonista Johannes Voigtmann, los NBA Moritz Wagner e Isaac Bonga, o el base Maodo Lo. No es un equipo fiable en el tiro exterior y eso puede lastrar sus opciones, pero la calidad física de sus jugadores les hace peligrosos si son capaces de dominar el rebote y controlar el ritmo de los partidos.

Pocos contaban con Italia para que estuviera en estos Juegos Olímpicos, pero fue capaz de tumbar a Serbia en Belgrado y eso avala cualquier aspiración que tenga en este torneo. En los últimos años el equipo italiano siempre se ha quedado cerca de entrar en la lucha por las medallas y ahora espera que con esta renovada selección pueda dar el tan necesario salto de calidad. Para ello se encomendará a Danilo Gallinari quien se suma al equipo tras su temporada NBA dotándolo de una nueva dimensión en ataque. Además, será una buena oportunidad para ver al nuevo jugador baskonista, Simone Fontecchio. El alero aporta físico ayudando al equipo en el rebote y salir al contraataque, mientras sigue progresando en su tiro exterior. Junto a él dos nombres a tener en cuenta son Achille Polonara con su habilidad para abrir la pista como ala pívot y Nico Mannion, escolta de Golden State Warriors sobre el que recalarán muchos tiros.

Finalmente Nigeria debe ser, cuanto menos, respetada antes de cada partido porque sus progresos así invitan a hacerlo. Más allá del puntual resultado contra los norteamericanos, la realidad es que el equipo africano presenta la mejor plantilla de su historia y donde podemos encontrar al escolta de Urbas Fuenlabrada, Obi Emegano, junto a jugadores de la NBA como Precius Achiuwa, Gabe Vincent, Josh Okogie y Jahlil Okafor.