Artículo

Emir Sulejmanovic: "Nunca hay que dejar de creer"

"La Copa del Rey es un evento increíble y clasificarnos supondría un premio al trabajo hecho hasta ese momento.", asegura Sulejmanovic, que avisa que los suyos irán a por todas en el Palau

©
  

Emir Sulejmanovic, jugador del Surne Bilbao Basket, considera que "nunca hay que dejar de creer en la posibilidad" de ganar en una cancha como el Palau Blaugrana, donde los 'hombres de negro' se jugarán el domingo sus remotas opciones de clasificarse para la Copa, porque "hoy en día nadie es imbatible".

"El Barça es un equipo 'top' con una plantilla larga hecha para ganar títulos. Y me da mucha motivación jugar contra ellos porque queremos demostrar que en el deporte no siempre gana el mejor y puede haber sorpresas", subrayó el jugador bosnio en la rueda de prensa que ofreció este jueves en el Bilbao Arena.

'Sule' recordó que hace tres años vivió una situación similar cuando el Bilbao Basket logró el billete para la Copa ganando contra todo pronóstico en su pista al Barcelona, una victoria que "fue un regalo al buen trabajo" realizado hasta entonces en esa campaña.

"De lo que se trata ahora es de corregir las cosas que hicimos mal en Girona porque no es la primera vez que nos pasa fuera de casa. Ya pasó en Granada o frente al Breogán (en Lugo). Si haciendo mejor nuestro trabajo estamos más cerca de nuestro objetivo real y si además nos lleva a la Copa, maravilloso", reflexionó.

Para el ala-pívot balcánico, lo fundamental de este partido es "dar ese paso más" que les ha faltado lejos de Miribilla y poder así "enseñar de lo que es capaz este equipo".

"Sería un gran premio estar en la Copa. Es un evento increíble y un premio al trabajo hecho hasta ese momento. Pero si no la jugamos no es una catástrofe. La vida sigue y lo que debemos hacer es mejorar esas cosas empezando por el partido del domingo", incidió.

A nivel personal, Sulejmanovic aseguró sentirse "mucho mejor" y "casi sin ningún dolor" derivado de las lesiones de tobillo que lastraron su rendimiento en la primera parte de la temporada.

"Estoy contento y aliviado de que haya pasado ese periodo. Era imposible coger ritmo para competir. Siempre se puede mejorar, pero estoy en mucho mejor momento y así es más fácil encontrar ese ritmo que necesito y mejorar en las cosas que me dice Jaume (Ponsarnau, el entrenador)", se felicitó el jugador.