Nota de club

Casademont Zaragoza

Carlos Alocén se despide de Casademont Zaragoza

Emblema y referente de la "Generación Z", el canterano y capitán rojillo se ha despedido del club maño para emprender una nueva etapa en su carrera deportiva

acb Photo / J.M. Casares
© acb Photo / J.M. Casares
  

El capitán de Casademont Zaragoza pone fin a su etapa en el conjunto aragonés tras dos históricos cursos en los que ha sido uno de los nombres propios del baloncesto español. Formado en las categorías base del cuadro maño desde categoría infantil, el joven base emprenderá una nueva aventura a partir del próximo curso.

Carlos Alocén (Zaragoza, 2000) deja la capital aragonesa tras haber sido partícipe, como capitán de Casademont Zaragoza, de dos de las mejores temporadas en la historia del club, con hitos como dos clasificaciones históricas, el regreso a competiciones europeas o la vuelta del equipo a la Copa del Rey. Durante este periodo en la disciplina rojilla se ha convertido además en el jugador más joven de la historia del club en debutar en la Liga Endesa y el tercero más precoz de toda la competición. Mejor Joven El Corte Inglés de la ACB las dos últimas campañas, el director de juego es el único jugador, junto a Luka Doncic, en repetir galardón y hacerlo de manera consecutiva, ratificando el fantástico futuro que tiene por delante en nuestro deporte.

Tras completar su etapa en todas las categorías inferiores del club y asentarse en el primer equipo, Alocén es un espejo para todos los jóvenes talentos de la Generación Z que integran la cantera rojilla. Un largo camino forjado a fuego lento, con grandes dotes de trabajo y dedicación, que ha transcurrido de manera simultánea por las categorías de formación de la Federación Española de Baloncesto. Campeón de Europa U16 en 2016, con presencia en el Mundial U17 de Zaragoza y el Europeo U18 de Letonia, el año pasado se colgó la medalla de plata del Europeo U20 de Israel, siendo incluido en el Mejor Quinteto del torneo. Sin embargo, el mayor premio llegaría con su debut con la selección absoluta durante la fase de clasificación para le Mundial de China.

Orgulloso de su evolución, crecimiento y proyección en el seno de la entidad, el club quiere desear a Carlos la mejor de las suertes, tanto a nivel personal como profesional, en los nuevos proyectos que se dispone a emprender. Por su parte, el base zaragozano ha querido despedirse del club, dejando constancia de su gratitud, con las siguientes líneas dedicadas a toda la familia de Basket Zaragoza:

Gracias, Zaragoza

Hola, 'marea roja'

Han pasado varios años desde que comencé a botar una pelota naranja hasta este momento en que os escribo. Nunca pensé, sinceramente, que estaría ante un teclado para explicaros tantas emociones. Es complicado, pero allá voy.

Era un enano cuando al lado de mi casa, en el colegio Compañía de María, empecé a jugar al deporte que hoy quiero y disfruto con la misma ilusión de entonces. En ese patio aprendí lo mejor del baloncesto, a disfrutar de los pequeños momentos y a conocer sus valores. En esta corta etapa de mi vida tuve la suerte de conocer a grandísimos amigos con los que hoy comparto mi día a día, a entrenadores, profesores y mucho más. Fue una etapa más corta de lo que me hubiera gustado pero la siguiente iba a ser también muy especial.

Apareció Basket Zaragoza y me dio la oportunidad de poder jugar en la cantera del club al que yo admiraba desde la grada. Fueron seis años increíbles, en los que tuve la suerte de coincidir con gente estupenda desde que tenía 11 años hasta que, con 17, terminó mi etapa de formación. A partir de ahí, he tenido la suerte de vivir quizás los dos mejores años de mi vida.

Esto ha sido así gracias a mucha gente. Difícil nombrarlos a todos sin olvidar a nadie. Primero a quienes me dieron la oportunidad de dar ese paso tan grande y que apostaron tan fuerte por mí, dirección deportiva y también, por supuesto, al presidente Reynaldo Benito.

Al staff técnico con quienes personalmente he pasado muchas horas trabajando esas pequeñas cosas para mejorar. Dentro de este equipo incluyó a preparadores físicos, fisios, médicos, nutricionista, jefe de prensa y a toda la gente de la oficina. Sin olvidarme, por supuesto, del delegado.

Quiero mencionar especialmente a Porfi por darme ese empujón que necesitaba, por exigirme cada día y por no dejar que me conformara. Siempre diré que mi carrera como jugador profesional empezó con el mejor entrenador posible.

A los compañeros que he tenido tanto este año como el anterior. De todos ellos me llevo grandes personas y grandes amigos. Hemos vivido momentos realmente bonitos en estos dos años, cosas que incluso ninguno se podría haber imaginado.

Dentro de todas estas personas he tenido la suerte siempre de estar rodeado de un entorno increíble con el que he podido hablar y sentirme querido como el que más. En este entorno por supuesto incluyó a toda mi familia, amigos y a mi representante, quien ya forma parte de esta familia.

Y todo esto también ha sido gracias a vosotros, la afición, ‘marea roja’. Habéis sufrido como los que más pero también habéis disfrutado cuando os sentíais orgullosos de quienes representaban a Zaragoza.

Se me hace imposible agradeceros todo lo que habéis hecho por mí en una carta. Me he sentido querido, apoyado y protegido en los peores momentos. Y todo eso es gracias a vosotros. Es complicado expresar el sentimiento de un chaval jugando delante de 10.000 personas que te aplauden, que se levantan y se dejan todo en la grada para que tú también lo hagas en la pista. Es sencillamente imposible agradeceros todo lo que nos habéis dado como equipo y a mí personalmente. Ahí también quiero incluir a los medios de comunicación, pues siempre habéis puesto vuestro granito de arena en este trayecto, con vuestro respeto y apoyo.

Por eso nunca me despediré del todo de vosotros, al igual que nunca lo haré de mi ciudad, de Zaragoza. Porque nunca podré despedirme de mis raíces, de donde yo soy y donde he crecido y madurado a lo largo de mi vida. Zaragoza me lo ha dado todo y vosotros también.

Siempre estaré eternamente agradecido por la suerte que he tenido de ser de donde soy y de empezar mi carrera donde la he empezado.

Por eso nunca me cansaré de decir: “GRACIAS, ZARAGOZA”.