Artículo

El monarca Felipe Reyes acaba con la fe fuenlabreña (75-66)
El Real Madrid logró su pase a semifinales de la Copa del Rey tras vencer a un valiente Mad-Croc Fuenalabrada que nunca se dio por vencido. Sólo unas gotas de fortuna y el gran partido de Felipe Reyes (17 puntos, 12 rebotes y 28 de valoración) decantó el triunfo a favor de los madridistas

75-66

EstadísticasListado de jugadas
Crónica del partidoFotos del partido
Laso: "Una final cada día"Fisac: "Me siento ganador"
Felipe hace historiaDeclas post-partido
Previa R.Madrid-B.CívicaVan Lacke lo vive
ACBTV: ResumenACBTV: Felipe Reyes
ACBTV: Laviña desde 8mVer en diferido


Redacción, 17 feb. 2012.- El Real Madrid hizo buenos los pronósticos y será el último finalista de la Copa del Rey tras vencer al Mad-Croc Fuenlabrada por 75 a 66. Muchos apostaron por la victoria blanca, pero pocos hubieran pensado antes del viernes, que el duelo entre madridistas y fuenlabreño sólo se resolvería en sus minutos finales.

(ACB Photo)

Todo parecía presto y dispuesto para que el novel equipo fuenlabreño fuera presa del histórico Real Madrid, pero nadie puede con el orgullo y carácter de un equipo forjado con el esfuerzo y la humildad y pese a los golpes que recibió durante el partido, éste se supo reponer hasta el final... porque lo bordó desde el inicio.

La puesta en escena del Mad-Croc Fuenlabrada fue brillante. Sus jugadores controlaron las emociones, las hicieron suyas y tácticamente sorprendieron al rival. Porfi Fisac planteó una zona con la intención de contrarrestar el quinteto inicial blanco. Frente a la altura del Real Madrid y la polivalencia de sus alas (Kyle Singler y Carlos Suárez), él pensó en la zona 2-3 para cerrar el aro. De inicio le salió bien la jugada, el Real Madrid se estrelló con el triple (2/9 al descanso) y Mad-Croc Fuenlabrada dominó de inicio.

Lo del Real Madrid fue una respuesta pausada y producto de la reflexión. Tardó en encontrar el camino a la canasta rival pero cuando lo hizo tomó ventaja porque su defensa siempre se mostró firme. El éxito anotador del Real Madrid en la primera mitad llegó con la conexión establecida entre Nole Velickovic y Felipe Reyes. Entre los dos sumaron los siete últimos puntos (15 en la primera mitad) del equipo y cambió el partido (se pasó del 28-29 al 35-31)



Mad-Croc hizo honor a su fama de equipo aguerrido y con orgullo y llevó la igualdad del encuentro hasta mitad del tercer cuarto. Sin embargo allí una sucesión de tres triples de Llull, Carroll y Mirotic rompió la igualdad que hubo hasta ese instante. Era curioso que fuera desde el triple desde donde rompiera el duelo, pero la realidad fue que del empate a 35 se pasó al 48-40 en sólo un par de minutos.

Pero a este Mad-Croc nunca se le puede dar por muerto y de la adversa situación salió empujado por los triples de Leo Mainoldi y Ferrán Laviña. Entre los dos y los miles de ánimos de su afición se repuso y llevó el partido a un final de infarto.

Infarto porque eso fue lo que a punto estuvo de darle a algún madridista con el triple que no entró de Mainoldi. Esa acción decantó el partido pues entonces el Real Madrid y Felipe Reyes decidieron asestar el último golpe al encuentro. El monarca blanco entró en el partido para dar soluciones en ataque a la zona rival y acabó cerrándolo con su habitual lucha bajo los tableros (tras un inicio de dominio contrario, el Real Madrid sumó 10 rebotes más que su oponente). Al final, 17 puntos y 12 rebotes (28 de valoración) para el jugador que tumbó a la esperanza fuenlabreña.

(ACB Photo)

Zona naranja para derribar torres blancas

El partido comenzó cumpliendo con todos los rituales que se producen en las grandes citas. El equipo humilde fue recibido con ánimos globales del pabellón, la primera jugada del Real Madrid fue pitada con gran sonoridad y poco después un triple de Kyle Singler silenció la festiva hostilidad sonora.

Frente a la “operación altura” que planteó el Real Madrid con su quinteto titular (Llull-Singler-Suárez-Mirotic-Begic), Mad-Croc Fuenlabrada respondió con el triplista Mike Hall. Quien está siendo una de las revelaciones de la actualidad protagonizó gran inicio de partido y no sólo sus gestos de complicidad con la grada levantaron la efusividad del choque, sino que sus dos triples dieron las primeras ventajas a los fuenlabreños.

Porfi Fisac había estado un año antes en la Copa del Rey de Madrid con el Blancos de Rueda Valladolid y en aquella ocasión comprendió la importancia de un buen inicio. Sabía que era fundamental apretar en el arranque de encuentro para llevar tranquilidad a los suyos y estos, buenos alumnos, aprendieron la lección del maestro. Un 7-12 de inicio obligaba a Pablo Laso a replantear la situación y solicitar un tiempo muerto.

La emoción del partido sonreía a los naranjas y su planteamiento también. Con la zona 2-3 como variante táctica, llevó al Real Madrid en exceso al triple y con el control del rebote pudo salir con rápidos contraataques que llevaban los nervios a la hinchada madridista. Pocos esperaban una puesta en escena tan osada por parte del casi novel equipo fuenlabreño, pero Saúl Blanco (completó un cuarto perfecto con seis puntos y ocho de valoración) alargó el romance ofensivo de Mad-Croc Fuenlabrada y con pleno de aciertos en sus tres primeros lanzamientos mantenía a los suyos por delante en el marcador... pese que el Real Madrid se acerca desde la línea de personal (15-16).

Con tranquilidad, el conjunto blanco no desesperó en ataque, comenzó a castigar a su rival con el rebote ofensivo y, sobre todo, sometió en defensa a un Mad-Croc Fuenlabrada que acabó sin sumar ningún punto en los últimos tres minutos de primer cuarto.

Colom saca el brazo para alejar a Carroll (ACB Photo)

Las torres blancas encuentran el camino

La sequía fuenlabreña siguió en el segundo cuarto. Sumar solo dos puntos en mas de seis minutos era ya un lastre demasiado grande para aguantar por delante en el marcador y el Real Madrid acabó poniéndose por delante. Lo hizo tras cambiar la lectura ofensiva de la zona fuenlabreña. Los jugadores blancos seguro recibieron órdenes técnicas para cargar el juego sobre sus interiores y Tomic y Velickovic aparecieron para volver a establecer la jerarquía blanca en el duelo (24-20).

El partido necesitaba de un estímulo para el Mad-Croc Fuenlabrada y éste vino con una canasta a con rectificado tras espectacular crossover de Sergio Sánchez. Fue una inyección de moral que redobló ánimos tras dos triples de Kirk Penney (12 puntos pero malos porcentajes de tiro). Frente a las torres blancas, los bajitos de Fisac apretaban el marcador (28-28). Por momentos, el partido vivía un dejavù y de triple en triple y corriendo el equipo fuenlabreño recuperó el control del partido que tuvo en su inicio.

Sin embargo, algo había cambiado, el Real Madrid había encontrado el camino del aro y, con la conexión que establecieron sus pívots, el conjunto blanco volvió a sumar canastas. Triangular siempre es efectivo para atacar zonas y la conexión que estableció Velickovic en el poste alto con Felipe Reyes (extraordinaria la lectura del corte por línea de fondo) resultó de lo más eficaz. La dupla blanca tomó el control anotador del encuentro y el Real Madrid llegó al entretiempo con una renta, quizá exigua pero meritoria visto lo visto.

Con energías renovadas, las balas que dispuso Fisac en su perímetro volvieron a acertar en el segundo acto del duelo. Primero Blanco tras espectacular rectificado en el aire y luego Quino Colom desde la personal llevaron el empate a 35 al electrónico del Sant Jordi. Íbamos a vivir un partido de sólo 17 minutos.


El monarca blanco decide

¡Y vaya partido vimos desde entonces! Balas y pistoleros se vieron en la pista y como si fuera un duelo en el salvaje Oeste aparecieron los cañoneros Llull, Carroll y Mirotic dieron respuesta al triple de Mainoldi. En un visto y no visto cuatro triples. Que fueran tres de color blanco hizo que el Real Madrid volviera a controlar la situación y tomara su máxima ventaja mediado el cuarto (48-40).

El tiempo muerto era obligado para Fisac, pero más era un pequeño golpe de fortuna que cambiara el destino hacia el que se encaminaba el encuentro... y este llegó con un triple de Laviña sobre el final de posesión fuenlabreña. Por mor que antes enchufó uno Mainoldi (ocho puntos en este cuarto y 13 en total), el partido se estrechó y las aficiones citadas en el pabellón volvieron a retarse en ánimos.

(ACB Photo)

El choque subió como la espuma en tensión, pero también en aciertos y Laviña se empeño en demostrar que si su primer triple podía tener una carga de suerte, el segundo suyo arrastraba kilos de calidad. Mad-Croc Fuenlabrada habría nuevamente las puertas del partido (53-53).

Como las grandes películas del Oeste el final decidiría cual sería el pistolero más fiable. El encuentro descubría su último gran duelo y los pistoleros se disponían a gastar sus últimas balas.

El ritmo alto parecía favorecer al equipo fuenlabreño y se mostraba cómodo atacando rápido y desde el perímetro. Pudiera ser que la zona fuera blanca, pero la efectividad anotadora de los exteriores seguía empatando el encuentro. En el otro lado, la zona naranja desapareció pero el real Madrid siguió viviendo de lo que pudieran hacer sus pívots y como su circulación de balón entre interiores seguía funcionando no parecía preocuparse por no despegarse de un rival que ya era demasiado incómodo (61-59 minuto 34).

Y más que lo pudo ser si el triple de Mainoldi entra. Pero no, la diosa fortuna del baloncesto no quiso que lo hiciera y la corbata que hizo el balón en el aro escupió muchas esperanzas. Del más uno que esa canasta hubiera significado, se pasó al menos siete con el duro castigo que infringieron Nole Velickovic (13 puntos y cuatro rebotes para el serbio) y Sergio Rodríguez (66-59).

Las señales del destino a veces cuestan de detectar pero que Felipe Reyes punteara un triple que se salía significaba algo más que dos puntos. Esta vez fue fácil entender que el partido viraba de manera definitiva al bando madridista y que poco se podía hacer cuando el balón quiere o no quiere entrar... y Felipe Reyes está inmenso.

Fue un final injusto y excesivamente duro para un equipo que siempre mostró gran orgullo coraje y fe en una victoria que este vez no llegó, pero que seguro le aguardará en años venideros. El baloncesto siempre es justo con los valientes y Mad-Croc Fuenlabrada este viernes demostró serlo... y mucho.

Álvaro Paricio
@Alvaropc23
ACB.COM

Últimos artículos relacionados con Real Madrid C. De F.
Últimos artículos relacionados con B. Fuenlabrada S.A.D.
Últimos artículos del autor



© ACB.COM, 2001-