Artículo

El rival: nuevo CSKA Moscú de Pashutin
Grandes nombres en menor rotación en el nuevo CSKA, al que se añaden un brillante Khryapa un mejorado Planinic y la incógnita del rendimiento de Smodis


El CSKA Moscú ha acabado líder de la liga regular en Rusia (Foto Aitor Arrizabalaga)

¿Mal momento o espejismo?

Redacción, 6 May. 2010.- Las tres derrotas seguidas del CSKA Moscú en la Superliga rusa han generado alguna que otra sonrisa de esperanza. Situado primero en la liga regular, cayó en tres partidos consecutivos en el mes de abril, para cerrar la competición con un balance de 15-4, que le permite ser líder de su grupo (con el mejor balance de la liga). Tres derrotas seguidas (brotes verdes en las posibilidades barcelonistas, a priori) que no alteran el liderazgo del CSKA en la competición doméstica.

Primero ante el Khimki (68-73), luego ante el Dynamo de Moscú en la prórroga (85-83) y finalmente ante el Unics Kazan (75-77). Derrotas ajustadas que apenas han tenido trascendencia en la clasificación final del equipo. Sin Kaun en los dos últimos, sin Langdon en el último... No parecen estos los argumentos de una crisis pre-Final Four. Especialmente en unos jugadores acostumbrados a llegar a punto en los momentos cumbre y en un club que prepara a conciencia esta cita. Y es que el CSKA ha aprovechado la semana previa a la fase final para prepararse con dos amistosos. En ambos –sin la participación de un Siskauskas con descanso por molestias en la rodilla– han derrotado al Unics Kazan.

En los amistosos, Smodis ha disputado más de 20 minutos por partido y, a excepción de Siskauskas, todos los grandes nombres han estado muchísimos minutos en pista. Rotación corta, como lo será en París, apurando al máximo los efectivos el talento para la alta competición. Todo preparado para la Final Four.

Últimos 5 partidos
CompeticiónPartidoResultadoMáximo anotador CSKA
SuperligaCSKA-Khimki68-73Siskauskas (23)
SuperligaDynamo Moscú-CSKA85-82Kurbanov (17)
SuperligaCSKA-Unics Kazan75-77Siskauskas (25)
AmistosoCSKA-Unics Kazan83-72Langdon (27)
AmistosoUnics Kazan-CSKA75-80Langdon (23)


Además, a estas alturas de la temporada, el CSKA ya cuenta con dos títulos: el de la VTB League (que agrupa a equipos de la antigua URSS) y de la Copa rusa. En la primera, Khryapa fue el MVP de la liga regular, mientras que el de la Final Four fue Holden. En la competición copera, el trofeo se lo llevó de nuevo Khryapa.

La constante Holden

En los saltos en el tiempo, es necesaria una constante a la que aferrarse. En el CSKA, esa figura adquiere la forma de John Robert Holden, que ha estado presente desde el 2003 en todas las Final Four y, en todas ellas, lo ha hecho vistiendo la camiseta moscovita. Es el jugador que más tiempo lleva representando al club, convirtiéndose en auténtico símbolo de la experiencia del CSKA, de su éxito constante (ocho Final Four seguidas) y de su talento.

El base, con doble nacionalidad estadounidense y rusa, ha sido estandarte de la competitividad del club ruso más allá de los entrenadores que le han dirigido: primero Dusan Ivkovic (2002-2005), luego Ettore Messina (2005-09) y ahora Evgeny Pashutin, con el que el equipo está repitiendo objetivos, pese a partir con dudas, por la poca experiencia de Pashutin como primer entrenador y por la teórica disminución de potencial del equipo.

Holden continúa siendo pieza clave, más si cabe en un trío exterior en el que todo se ha distribuido en torno a cuatro piezas: Planinic, Siskauskas, Langdon y él. De nuevo es el base más definido, encargado de subir el balón, pero manteniendo una capacidad anotadora moldeada con el paso de los años. Además, es una de las claves defensivas, por la presión asfixiante que es capaz de imprimir al base rival. De hecho, la presión de dos grandes defensores como Holden-Langdon sobre el backcourt catalán Ricky-Navarro puede poner en dificultades la clarividencia ofensiva de los culés.

Su incidencia continúa siendo la misma, especialmente en competiciones cortas, en las que acumula experiencia (ha ganado 2 Euroligas, llegando a la final los últimos 4 años). Aunque, a inicios de temporada, amagara con un juego algo más gris, sin tanto peso específico en el equipo, algo que se ha ido diluyendo a medida que avanzaba la temporada, jugando auténticas minutadas y asumiendo tiros. Es la obligación de un conjunto en el que los grandes hombres y nombres deben cargar con la responsabilidad si quieren alcanzar la victoria. Aunque, en su caso, ese factor se mezcla con la pujanza de Zoran Planinic, que ha realizado una de las mejores temporadas de su carrera.

En anotación, los números han mejorado con respecto a la anterior campaña. En Euroliga, de los 7,9 ha pasado a los 10,4, mientras que en Superliga ha saltado de 6,9 a 12,1. Y, lo más peligroso para el Regal Barça, puede anotar (al igual que Siskauskas y Langdon) en los momentos más decisivos. ¿Alguien ha dicho Madrid 2007?

Foto Aitor Arrizabalaga


La explosión definitiva de Khryapa

Las bajas en el juego interior de Erazem Lorbek y Terence Morris, más la prolongada lesión de Matjaz Smodis, colocaban a Viktor Khryapa como referencia en el juego interior del equipo. En la temporada 2008-09 había mejorado considerablemente sus prestaciones con respecto a la anterior, la de su regreso a Europa a mitad de curso. Pero lo realizado esta campaña supera todas las expectativas. No sólo por los incrementos de todo tipo en las estadísticas, sino por desplegar facetas de su juego poco conocidas hasta el momento y por convertirse en auténtico pilar, santo y seña, de este nuevo CSKA.

A los números: la pasada Euroliga promedió 6,6 puntos, 4,9 rebotes, 1,4 asistencias y 1,3 robos. En esta, ha mejorada a 10,1 puntos, 6,3 rebotes (líder del equipo), 4,2 asistencias (también líder) y 2 robos por encuentro. Números de jugador de múltiples dimensiones que este año no sólo ha dado el salto definitivo en cuanto a importancia, sino que ha añadido nuevas posibilidades a su juego.

En la posición de ala-pívot, Khryapa ha encontrado la comodidad necesaria para su juego abierto, sin que ello le impida explotar una gran capacidad reboteadora. Es capaz de abrir la pista, amenazando (43,3% en triples) o forzando la penetración, cualidades todas ellas ya conocidas, aunque tal vez no lo suficientemente explotadas. Pero donde realmente ha sorprendido Viktor esta temporada es en la generación de juego en el exterior. Además de ser vital en la circulación exterior del CSKA, ha actuado de catalizador en múltiples momentos, generando ventajas para sus compañeros, leyendo el juego a la perfección y sobresaliendo como pasador (es el máximo asistente del equipo).

Con su excelente campaña y sus nuevas funciones en la pista, dos jugadores se han visto favorecidos. El primero de ellos, Sasha Kaun, que tiene en Khryapa al compañero perfecto, aquel que le surte de balones que sólo debe rematar. Kaun, como Khryapa, ha sabido aprovechar el hueco que las ausencias le han abierto en el juego interior moscovita. De hecho, la pareja rusa se ha consolidado a un gran nivel como dúo interior. El otro gran beneficiado del efecto Khryapa ha sido Zoran Planinic, que ve como la dimensión exterior del ruso le permite aprovechar su estatura en el poste bajo, bien sea para crear juego desde ahí o para atacar el 1x1.

Foto Euroleague/Getty


Smodis, a tiempo para jugar ¿a qué nivel?

A lo largo de la temporada, el CSKA ha tenido que sobrevivir en el juego interior con Sasha Kaun, Andrey Vorontsevich, Dmitry Sokolov, Nikita Kurbanov y Viktor Khryapa –ala-pívot a tiempo completo–. A partir de enero, reforzó la pintura Pops Mensah-Bonsu, aunque ha rendido por debajo de lo esperado. Así pues, el juego interior ruso, ha sido inferior al de otros cursos. Especialmente esperado era el regreso de Matjaz Smodis, lesionado desde el verano con una hernia discal que necesitó de cirugía. El ala-pívot esloveno no pudo debutar hasta el 11 de abril, en partido de liga rusa ante el Khimki. Llegada la cita de París, ha disputado tres partidos oficiales esta temporada (las tres últimas derrotas del CSKA en la Superliga), con una media de 14:46 minutos, 6,7 puntos y 2,3 rebotes. Los dos amistosos ante el Unics Kazan han servido para darle más cancha, con 23:45 minutos, 10 puntos, 3,5 rebotes y 3 asistencias.

Smodis todavía no ha alcanzado su mejor nivel, algo lógico teniendo en cuenta que ni siquiera lleva un mes de competición. Su propio compañero Ramunas Siskauskas lo reconocía en declaraciones recogidas por Sport: “Estamos muy contentos de que haya regresado, pero no creo que esté al nivel de forma de antes. Smodis aún necesita un tiempo para volver a estar a tope físicamente”. Así pues, es una incógnita hasta qué punto el ala-pívot podrá imprimir ese carácter competitivo del que es símbolo y hasta qué punto la brillantez en su juego puede ser un factor determinante para su equipo.

Su participación parece segura, mas no que lo haga a su mejor nivel. Uno de los entrenadores ayudantes de Pascual, Josep Maria Berrocal, viajó a Rusia para ver en directo al CSKA Moscú en el último partido de liga (derrota ante el Unics Kazan), por lo que pudo ver in situ algunos minutos del esloveno. “No pude ver a Smodis como lo quería ver. Pero sí pude ver que ya está bien físicamente: se le ve bien de peso y se mueve bien”, es lo que comentó Berrocal a El Mundo Deportivo. El técnico azulgrana, que pudo compartir sus impresiones con los entrenadores de Unics Kazan, Dynamo de Moscú y Khimki, sacó, además, una conclusión interesante de la derrota de su rival del viernes: “Perdieron básicamente porque tuvieron muchos problemas contra zona, y eso es importante para nosotros para saber sus dificultades en su ataque contra este tipo de defensa”.

Reubicando
Sin poder calibrar su aportación, lo que sí que está claro es que los minutos de Smodis afectan directamente a Viktor Khryapa, habitual ala-pívot titular del equipo. En los partidos que más ha jugado Smodis, el cómputo de minutos revela que Khryapa formó algunos minutos como alero, para adaptarse a la presencia de su compañero. Eso supone un importante trastoque a la estructura de este CSKA, que tenía en el ala-pívot ruso un referente desde la posición de 4 abierto, clave en la circulación y en la generación de espacios. Reubicarlo temporalmente para dejar sitio a Smodis hace perder esa referencia, pero proporciona un quinteto de más altura, ofrece una pieza más en la rotación exterior, permite cargar más el rebote, alternar interior-exterior con Khryapa-Smodis... Otras ventajas, pero no las que han marcado el juego de Pashutin a lo largo de la temporada. Si el rendimiento de Khryapa se mantiene pese al cambio, toda pequeña aportación de Smodis puede ser un gran regalo.

Planinic al timón

Estamos ante la mejor temporada de Zoran Planinic desde su regreso de la NBA y probablemente una de las mejores de su carrera deportiva. Con la reducción de la rotación moscovita, el base croata ha conseguido mayor importancia en el equipo, además de un rol que permite extraer mayor partido de sus cualidades. Aun sin acabar de realizar un potencial que, en su caso, siempre se acaba percibiendo mayor de lo que plasma, su condición de base de casi dos metros ha sido un factor importante en la estructura del CSKA Moscú de Pashutin.

Con una gran VTB League (11,5 puntos, 3,1 asistencias y 3,8 rebotes), aunque algo menos destacado en Euroliga (7,8 tantos, 2,2 asistencias, 2,7 rebotes), es el cuarto exterior con más minutos del equipo y es capaz de combinarse con Holden en pista. Aprovechando su altura, Planinic postea habitualmente al base rival, al que acostumbra a poner en apuros. Primero, porque su tamaño le hace superior a la mayoría de bases cerca de la pintura. Y, segundo, porque allí encuentra un lugar privilegiado para observar al resto de sus compañeros y repartir juego, ya sea hacia el exterior o hacia el pívot. Además, su juego cerca del aro permite que Khryapa pueda salir al exterior a desarrollar su juego (sin perderse facilidad en la rotación exterior) y disminuye el tiempo de Planinic más allá del arco, donde es el peor tirador de los exteriores.

El Regal Barça tiene una difícil papeleta para contener esa faceta del croata. Si bien Jaka Lakovic está completamente en inferioridad en ese apartado, Víctor Sada tiene más chance por corpulencia y por menor déficit de estatura y Ricky Rubio cuenta con el arma de sus largos brazos y su habilidad para picar balones, aunque se pierden sus grandes atributos en la presión de la primera línea defensiva.

Foto Euroleague/Getty


Verdugo de españoles

A lo largo de esta temporada, el CSKA no ha sido el mejor rival para los equipos ACB. En cada una de las tres rondas ha tenido como rival a un español y en todas ellas se ha salido con la suya. De los 7 partidos que han enfrentado los de Pashutin contra un conjunto ACB, en 6 ocasiones se han hecho con la victoria.

En la primera fase, los moscovitas quedaron encuadrados en el mismo grupo que el Caja Laboral, al que derrotaron en las dos ocasiones, aunque por marcadores ajustados. La ida, en Vitoria, la decidieron Siskauskas (24 puntos) y Kaun (14 puntos y 8 rebotes). En la vuelta, los baskonistas se acercaron a la victoria, pero acabaron perdiendo por un solo tanto.

En el Top16, Unicaja se enfrentaría al gigante ruso y, aunque también con marcadores ajustados, perdería los dos partidos. El CSKA acabó primero de grupo con 5 victorias, lo que le hacía enfrentarse en el Playoff...

Contra el Caja Laboral, otra vez. Los dos primeros partidos, en Moscú, apenas tuvieron color: el CSKA los finiquitó por 23 y 20 puntos, mostrando una superioridad palpable. Con la serie en Vitoria, el Caja Laboral se llevó el primero pero, aunque anduvo cerca, los moscovitas se hicieron con el cuarto y finiquitaron la serie.

CSKA Moscú contra ACB
FaseRivalResultadoVencedor
Primera faseCaja Laboral67-71CSKA Moscú
Primera faseCaja Laboral84-83CSKA Moscú
Top16Unicaja86-78CSKA Moscú
Top16Unicaja70-76CSKA Moscú
PlayoffCaja Laboral86-63CSKA Moscú
PlayoffCaja Laboral83-63CSKA Moscú
PlayoffCaja Laboral66-53Caja Laboral
PlayoffCaja Laboral70-74CSKA Moscú

ACB.COM

Últimos artículos del autor



© ACB.COM, 2001-

Aviso Legal - Política de cookies - Política de protección de datos