Artículo

¿Quién para a Siskauskas?
Ramunas Siskauskas anotó 18 puntos en la semifinal de la pasada Final Four para eliminar al Regal Barça. El recuerdo imborrable se vuelve a cruzar. Su capacidad de decidir se mantiene intacta. Alguien deberá pararlo este año...


Siskauskas encarando a un Basile que no dejó de perseguirle (Foto Euroleague/Getty)

Haciendo dolorosa memoria

O2 World. Berlín. 1 de mayo de 2009. Semifinal de la Final Four de la Euroliga. El Regal Barça ha contenido durante todo el partido al CSKA Moscú, yendo por delante en el marcador durante 32 minutos, pero sin acabar de rematar el trabajo. En el último cuarto, con 61-56, Ramunas Siskauskas toma el mando del partido para anotar 11 puntos consecutivos (tres triples letales y dos tiros libres) y cambiar por completo el signo del encuentro y el sino del Regal FC Barcelona. El 61-67 ya es otra historia y la acabará de cerrar el mismo Ramunas, que termina el cuarto con 18 puntos (de los 29 que sumaba en todo el encuentro).

Apareció el talento y la capacidad de decantar un partido que atesora el lituano. Durante los últimos diez minutos no erró ningún lanzamiento de campo (3/3 en triples y 2/2 en tiros de dos). Y, lo más frustrante para el club azulgrana, con Gianluca Basile enganchado a él y realizando una defensa más que correcta. El italiano no le dejaba, pero es que Siskauskas supo encontrar igualmente la forma de anotar: un triple lanzado por encima de un Basile enganchado a él, otro tan punteado por Andersen que hasta terminó con el lituano en el suelo...

“Simplemente, lancé a canasta, tuve oportunidad de hacerlo y cuando tienes espacio y sientes que puedes anotar, has de lanzar porque no tendrás más oportunidades. Eso hice y estoy contento de que entrasen los tiros”, declaraba el héroe de los moscovitas al final del partido.


Siskauskas, en éxtasis tras su partidazo (Foto Euroleague/Getty)


Este año sigue ahí


Temible trío (Foto Aitor Arrizabalaga)

Con sólo una temporada de diferencia, es inevitable recordar los fantasmas de Ramunas Siskauskas. Entre otros motivos, porque sigue ahí y mantiene su peligro. El alero lituano es uno de los jugadores más decisivos de Europa y sigue presentándose como una de las grandes amenazas de esta versión concentrada del CSKA de 2009. Con una rotación más corta y mayor preponderancia de los grandes nombres, Siskauskas sigue en el punto en que se encontraba el año pasado.

Ofensivamente, decantó por completo la semifinal de 2009. Sus tiros decisivos se convirtieron en el estigma que marcará aquella eliminación azulgrana. Desde la posición de tres, Siskauskas ha simbolizado el temor que los aleros puros infundían en el club azulgrana las últimas temporadas. Imparable en el tiro exterior, con capacidad para la penetración y el lanzamiento de media distancia y posibilidades de jugar cerca del aro y dirigir el balón desde el inicio de la acción ofensiva, sus múltiples dimensiones le consolidan como exterior total.

Su actual temporada mantiene el excelso nivel que le ha convertido en estrella durante el último lustro. En Euroliga, con 13,2 puntos es el segundo máximo anotador del equipo –por detrás de Trajan Langdon– y con 17 de valoración es el líder de la plantilla. Números que combina con una vital capacidad de decisión y con la minimización de errores, factor relevante en partidos de todo o nada. A ello hay que sumarle los increíbles porcentajes que suma esta temporada europea. Su 55,7% en triples (39/70) y 56% en tiros de dos (42/75) hablan por sí solos del peligro que genera con sólo tener el balón en sus manos. Cuenta con el mejor porcentaje de triples de toda la competición, lo que hace intuir que, como en la semifinal de Berlín, una correcta defensa no es suficiente para pararle.

A un año vista, el entrenador barcelonista, Xavi Pascual, lo considera más un peligro constante que no el caballo desbocado que rompe el partido con una racha extraordinaria, aunque ello no impida que sea completamente capaz de definir un encuentro. “Es un jugador que hace daño de una forma continuada, pero no de tres triples consecutivos. Contra nosotros lo hizo y también estuvo a punto de sentenciar la final con el Panathinaikos”, declaraba Pascual en una entrevista al diario Sport.

Como no podía ser de otra manera, el lituano está siendo centro de las previas de la Final Four en la prensa catalana. El mismo Sport recogía declaraciones de Siskauskas en las que el jugador restaba importancia a su memorable actuación de semifinales, pues el objetivo de la victoria en la final no se cumplió. Con el foco en esta eliminatoria, el lituano cree que “el Barça tiene un equipo más fuerte respecto al de la temporada pasada y eso hará que el encuentro sea de una mayor dificultad”, al tiempo que se expulsaba los favoritismos: “El Regal Barça tendrá mayor presión que nosotros”.

¿Cómo llega?

El CSKA Moscú ha disputado un doble partido amistoso ante el Unics Kazan para preparar a conciencia la Final Four. En ninguno de ellos ha saltado a la pista Ramunas Siskauskas, aquejado de unas molestias en la rodilla, que han hecho que Evgeny Pashutin prefiriera reservarle para la cita parisina. De todos modos su presencia en la Final Four se da por segura.

Los dos amistosos de preparación se saldaron con victoria para los de Pashutin. El primero, por 83-72 y el segundo por 75-80. En ambos encuentros el máximo anotador fue Trajan Langdon: 27 puntos (7 triples) en el primero y 23 en el segundo. Para suplir la baja de Siskauskas aumentaron los minutos del de Alaska y de John Robert Holden, aunque Khryapa también se vio obligado a jugar minutos como alero.

Las últimas referencias para medir el estado de Siskauskas son los últimos encuentros de la Superliga rusa, donde se encuentran los tres fatídicos últimos partidos oficiales del CSKA, con tres derrotas consecutivas que no le han impedido acabar primero en la fase regular. En tres fines de semana consecutivos, los moscovitas cayeron ante Khimki (-5), Dynamo (-3) y Unics Kazan (-2). Excepto en el segundo, donde no llegó a jugar 10 minutos, fue el jugador de Pashutin que dio la cara. Con 23 puntos ante los de Scariolo y 25 contra el Unics, Siskauskas fue la referencia del CSKA.

¿Y este año quién lo para?

El verano en las oficinas del club culé sirvió para añadir dos piezas más a un conjunto que ya contaba con muchas y de gran talento. La primera de ellas, Pete Mickeal. El tres deseado para completar el dibujo de un club azulgrana que con el refuerzo de Lubos Barton todavía no había acabado de dar con el perfil que quería. La segunda, una guinda del pastel, uno de los más espléndidos bases de Europa: Ricky Rubio.


Pete Mickeal, nueva pieza en el engranaje (Foto Sonia Cañada)


La suma de Mickeal no dejaba de asociarse a esa carencia en el puesto de alero, de un jugador fuerte físicamente, con capacidad para moverse entre aguas interiores y exteriores, colaborar en la anotación y en el rebote y, valor añadido, ser un elemento decisivo. La temporada del de Illinois viene a confirmar de forma brillante esas expectativas de crecimiento puestas en su figura. Su constancia mezclada con momentos de espectacularidad y capacidad de definición (como en el primer encuentro del Playoff ante el Real Madrid) llega a un momento cumbre en esta Final Four, con la misión especial de frenar a Ramunas Siskauskas.

Mickeal es un exterior con capacidad para defender a aleros puros sin que la altura del rival o su movilidad suponga un condicionante de partida. Rozando los dos metros (su altura es prácticamente la misma que la del lituano), Siskauskas no debería volver loco a Mickeal desde fuera del arco, al tiempo que el estadounidense cuenta con la corpulencia y capacidad física necesaria para contenerle si decide jugar en el poste bajo. Además, Pete puede competir en igualdad en el rebote contra el lituano (de hecho, es el máximo reboteador del Regal Barça, con 5,1 por partido). Por condiciones físicas, Mickeal es el jugador culé más capacitado para emparejarse con el lituano. Por encima de un Gianluca Basile al que le condicionan sus 7-8 centímetros de menos y que durante esta temporada no ha acostumbrado a las exhibiciones defensivas de la anterior. Y por encima también de un Lubos Barton que está viviendo una temporada prácticamente inédita (4 partidos en ACB y 1 en Euroliga). De hecho, en la anterior Final Four no fue el defensor aplicado sobre Siskauskas, cuando durante la previa al partido se había barajado como uno de los hombres clave en su marcaje.

Ante esta tesitura, Pete Mickeal se revela como la mejor opción para frenar a Siskauskas, que forma una potente línea exterior con Holden, Planinic y Langdon. Tan importante como sus posibilidades para contener a Siskauskas son su mismo efecto en el otro lado de la pista. El antídoto puede venir no sólo en la contención, sino en el despliegue de las capacidades ofensivas del estadounidense. En la presión asfixiante que es capaz de aplicar en la primera línea el dúo Holden-Langdon, Mickeal puede ser un factor importante para aliviar la tensión ofensiva azulgrana (es el segundo anotador del equipo con 12,1 tantos, tras Navarro) y tratar de poner en problemas a Siskauskas cuando el báltico le defienda. Buscando acciones al poste bajo, forzando penetraciones o cargando el rebote ofensivo, Pete también puede facilitar una tarea de desgaste sobre Ramunas, para impedir que sea de nuevo decisivo.

Mickeal es consciente de su labor y, preguntado por la bestia negra de Berlín, contesta, en declaraciones que recoge El Periódico: “Le conozco bien. Es un jugador de calidad. Pero me preocupa mucho más que nosotros juguemos bien”, cuenta el jugador más valorado del conjunto azulgrana, con 14,5 por encuentro en este ranking. Pascual, declarado admirador del estadounidense cuando todavía no pertenecía al club azulgrana, es más que consciente de la importancia de Mickeal en el juego de conjunto y de las posibilidades que les ofrece: “Es un jugador muy importante para todos y cada uno de nosotros. Está cuajando una temporada muy sólida, entendiendo cuándo necesita dar un paso adelante y adaptándose a nuestro perfil defensivo”, respondía en una entrevista para Euroleague.net.

ACB.COM

Últimos artículos relacionados con F.C. Barcelona
Últimos artículos del autor



© ACB.COM, 2001-

Aviso Legal - Política de cookies - Política de protección de datos