Artículo

La Final Four se viste de gala para recibir a cuatro clásicos de Europa
París aguarda dos finales cargadas de alicientes. El Regal FC Barcelona quiere vengarse del CSKA Moscú con varios ex moscovitas entre sus filas. En la otra semifinal, el modesto pero orgullos Partizan quiere tumbar a otro clásico continental como es el millonario Olympiacos


Navarro lidera el espectacular equipo del Regal F.C. Barcelona (Foto Euroleague/Getty)

CSKA Moscú-Regal F.C. Barcelona

CSKA Moscú y Regal F.C. Barcelona vivirán en Paris la semifinal del morbo y la venganza. Morbo porque esta temporada el club blaugrana pescó en aguas moscovitas y se hizo con los servicios de Terence Morris y Erazem Lorbek, dos piezas vitales en el engranaje del equipo de Xavi Pascual. La venganza es la que busca el equipo españoles después de ser eliminado en las dos últimas veces que se encontraron en una Final Four.

Para evitar que se repita la decepción de Praga (2006) y Berlín (2009) el Regal F.C.Barcelona ha conformado una plantilla de auténtico lujo sin apenas fisuras. Cuenta con dos, incluso con tres jugadores, por puesto y en esta Euroliga sólo ha perdido en dos encuentros. Registros que contrastan con un CSKA Moscú que ha tenido que reinventarse sobre la marcha para superar las marchas de sus estrellas y la ausencia del lesionado Matjaz Smodis.

En Paris se medirán dos clásicos de la Euroliga en las últimas décadas. El Regal F.C. Barcelona busca su segundo titulo en la undécima participación, mientras que el CSKA Moscú es un abonado a la cita continental ya que suma su octava presencia consecutiva en Final Four.

Frente a frente, dos estilos contrapuestos, la defensa y el parsimonioso manejar del partido del CSKA Moscú contra la rapidez y espectacularidad del equipo catalán. Un partido lleno de duelos: Holden-Ricky, Langdon-Navarro o Siskauskas-Mickeal... un partido con muchas historias.



Olympiacos quiere acabar con el sueño del modesto Partizán (Foto Euroleague/Getty)

Olympiacos-Partizán de Belgrado

Hombre rico, hombre pobre. Todo un clásico como el Partizan del Belgrado regresa a una Final Four para medirse con el transatlántico griego que representa el Olympiacos. Con un presupuesto ajustado, jóvenes promesas y jugadores que viven su segunda juventud, el equipo serbio quiere reverdecer viejos laureles y emular al ya mítico equipo de 1992 que conquistó el último título europeo.

No será nada fácil porque delante tiene a uno de los mejores equipos que el dinero puede hacer. Doce estrellas lideradas por Theodoros Papaloukas que buscarán en París regresar a una final que tuvieron cerca el pasado año.

La cenicienta de la Final Four vivirá su sueño después de tumbar en el Top16 al Panathinaikos y eliminar al Maccabi Tel Aviv. Dos clásicos que besaron la lona contra pronóstico y que demuestra que los serbios van muy en serio.

Bo McCalebb lleva el peso ofensivo y se ha convertido en una de las gratas sorpresas de la Euroliga, junto a él Kecman será el especialista del triple y Aleks Maric (ex CB Granada) la referencia interior. A priori pocas armas frente a un equipo superior en músculo y talento como es el griego. Linas Kleiza y Josh Childress lideran una escuadra donde Papaloukas pone la inteligencia y Bourousis la fuerza interior.

ACB.COM

Últimos artículos del autor



© ACB.COM, 2001-

Aviso Legal - Política de cookies - Política de protección de datos