Artículo

El regreso de Navarro devuelve la ventaja al Regal Barça (73-84)
Los 24 puntos del escolta catalán suponen un espectacular cambio en los factores que definen la serie. Navarro dio la victoria a un Regal Barça que durante 18 minutos desprendió la sensación de poder volver a ganar por aplastamiento. Los madridistas supieron reaccionar, crearon el peligro suficiente, recortaron la diferencia, pero no pudieron terminar el trabajo




Navarro strikes again (Foto Euroleague/Getty)

Redacción, 30 Mar. 2010.- Por dieciocho minutos, volvieron las sensaciones de la Copa del Rey y del anterior encuentro en Vistalegre. El Regal Barça parecía haber recuperado todo lo que había perdido en los dos primeros partidos del Playoff. Llegó a ir ganando por 23 puntos, hasta que el Real Madrid reapareció a dos minutos del descanso. Se salvó de caer derrotado por aplastamiento, pero no llegó a más. Rebajó la distancia de los 10, con Ante Tomic (23 puntos) de nuevo haciendo de estrella, pero sin que nada más fuera posible. El Regal Barça por momentos llegó a perder el control, pero no del todo la diferencia en el marcador.

La serie vuelve a cambiar de ventaja (2-1 para los catalanes), pero también vuelven a cambiar los factores. La crisis de Juan Carlos Navarro toca a su fin. 24 puntos, 29 de valoración, liderazgo, sensaciones renovadas y tantas otras cosas más. Todo era nuevo con respecto al Navarro de los últimos partidos. Volvió a ser el alma determinante y, si su regreso se hace completa resurrección, el Playoff puede tomar un color bien diferente al que tenía hasta ahora.


El inicio del tercer partido sólo cambiaba el escenario, porque el guión se mantenía igual. El Regal Barça buscaba balón interior insistentemente a Pete Mickeal, con enormes dificultades para anotar, por la dureza de su rival y lo bien cerrado de su defensa. El Real Madrid ofrecía los primeros balones a Tomic –la estrella del último partido y de nuevo líder en este– para que fuese él quien creara. Al final, el que acababa anotando era Jorge Garbajosa, muy activo en los primeros minutos de cada uno de los tres choques.

Pero pronto llegó el primer cambio. Y menudo cambio: Navarro igualaba en tres minutos los puntos que anotó en todo el partido anterior. Cuatro tantos, una falta forzada y una buena asistencia para mate de Terence Morris ponían el partido 7-8. Y es que el Madrid todavía se mantenía, con Tomic anotando 4 puntos casi seguidos, con facilidad de movimientos, sin gran dureza en su marcaje y sin ayudas directas sobre él.

Nuevo vuelco al clásico

El guión de la serie desapareció en cuanto Navarro anotó el triple que ponía el 7-11. Después del 0/10 combinado de los anteriores partidos, el de Sant Feliu revivía desde más allá de los 6,25. Con ello, el Regal Barça recuperaba una de tantas piezas que parecía haber perdido. Quizás la más importante.

También lo hacía el tiro exterior. Los tres primeros de los blaugrana entraron: con Morris y Ricky Rubio, que ponían la máxima diferencia culé en la serie (7-17). Además, los locales perdían más balones que nunca (4 en seis minutos). Todo lo que había caracterizado el Playoff hasta el momento había desaparecido. Y se parecía todo tan peligrosamente a la Copa y al anterior encuentro en Vistalegre... Y todo tan poco a lo que había hecho brillar a los madridistas... La serie de clásicos de esta temporada daba un nuevo vuelco. Con el 7-19, y emociones en la cancha completamente contrapuestas, los culés recuperaban esa felicidad en su juego y el Madrid se perdía en errores y tiros punteados.

Travis Hansen logró cinco puntos seguidos para instalar el luminoso en 12-21. Pero el Regal Barça hasta salía al contraataque, como recuperando viejos e inmejorables recuerdos. Roger Grimau lo erró, aunque forzó la falta y anotó los tiros libres. Pero la transformación en las sensaciones era brutal. Como si todo aquello que los de Ettore Messina les habían prohibido anteriormente estuviese ahora permitido.

Los locales no se iban del partido (14-25 al terminar el cuarto), pero las impresiones no tenían nada que ver con lo visto en el Palau Blaugrana. Ahora, el sufrimiento era madridista y los que se venían arriba iban de azulgrana.

Arrasando

Para reanudar, Garbajosa acertaba con un triple, inmediatamente contestado por Jaka Lakovic: 17-28. Tomic ahora sufría y perdía su tercer balón. El croata ya no se sentía tan cómodo como el jueves. Ni siquiera como al principio del partido, donde aportaba con mayor facilidad. Las referencias madridistas no vivían buenos momentos, pues Pablo Prigioni se iba al banco tras cometer su segunda personal. Y el Regal Barça lo aprovechaba con un nuevo triple de Lakovic (17-31).

La rotación interior culé se imponía completamente. Control del rebote defensivo, tapón de Ndong a la penetración de Jaric y 2+1 del pívot senegalés. El marcador ya mostraba el doble: 17-34, con los locales completamente out. El Real Madrid rotaba para buscar soluciones, que encontraba puntualmente en las aportaciones de Hansen (11 puntos al descanso), pero nada había que hacer si Navarro se expulsaba los demonios con un triple desde su casa (19-39) y Ndong anotaba 9 tantos en menos de cuatro minutos. Las diferencias cruzaban la peligrosísima barrera de los 20 (hasta el máximo de +23 en el minuto 17), como queriendo demostrar que este clásico sólo tiene dos polos contradictorios: igualdad y dureza extrema o inapelable dominio blaugrana.

El Madrid se recupera a sí mismo

Los madridistas rebajaron esa distancia con el timón en manos de Jaric, que ejercía de base, mientras su equipo lograba un 6-0 (29-46) buscando revivir para no irse completamente hundido al descanso. Un tiempo muerto obligatorio de Xavi Pascual quería restablecer sus cosas. Pero no lo logró: su equipo falló dos tiros y Felipe Reyes anotó el 31-46 que modificaba sensaciones y dejaba el encuentro a difícil interpretación. Los azulgranas llegaron a ser completamente superiores, pero dos últimos minutos de lucidez madridista y apagón visitante sirvieron para un 8-0 animador que, sin embargo, no era suficiente para cambiar lo tajante del marcador: 31-46.


Morris o la vuelta de una importante pieza en la rotación interior azulgrana (Foto Euroleague/Getty)

Ni esos últimos 120 segundos podían negar que los azulgranas estaban en una situación inmejorable. Quizás mejor que la que ellos mismos habían imaginado. En sólo 20 minutos habían recuperado tantas cosas: el tiro exterior, a Navarro (13 puntos sin error en el tiro), las buenas vibraciones... que la ventaja en el marcador parecía hasta secundaria.

Para volver, balón a Lorbek, que se deshacía magistralmente de su par e inicio de un cierto periodo nervioso. Con 33-48, una dura falta de Hansen mosquea a Navarro, que va a encararse con el estadounidense. El ambiente se caldeaba, al tiempo que su equipo reducía distancias (35-48), merced a los peores minutos de Rubio (la exclusiva pieza que el Regal Barça todavía no había podido recuperar), que perdía balones aparentemente fáciles que su rival no desperdiciaba. Vistalegre no podía sino venirse arriba: errores en el tiro para los locales, llegada de la ansiedad, gancho de Tomic para dejar la diferencia en 11...

Nervios en un Regal Barça que mantiene la diferencia

Pero Navarro era el hombre. Después de una honda depresión en su juego, reaparecía a lo grande. Con números, apareciendo para despegar a su equipo y volviendo en estos momentos difíciles. Primero, anotando él mismo y, acto seguido, sirviendo en bandeja el alley-oop para Fran Vázquez.

El encuentro entraba en una nueva fase. El dominio azulgrana ya no existía tal como se había conocido en los primeros 18 minutos. Ahora, lo único que se mantenía en pie era esa barrera de los 10 puntos de diferencia. El empuje era madridista, los culés cometían errores muy por encima de lo común, aunque desprendiendo la sensación de poder volver en cualquier momento. Lakovic así lo hacía ver, con su tercer triple del partido. Eso sí, el Real Madrid estaba más vivo que nunca, con un buen momento de Jaric.

Los nuevos balones perdidos del Regal Barça los aprovechaba su rival para correr, aunque sin resultado: Llull fallaba un clarísimo 3 contra 1. Pese al error, la generalización mostraba un salto del feeling hacia el otro banquillo. Eran ahora los de Messina los que gozaban de esa relación con el balón, de esa supremacía moral que te hace ir sólo hacia arriba.

“¡No podemos perder ningún balón! ¡Jugad tranquilos!”, le pedía Xavi Pascual a sus jugadores en un tiempo muerto que seguimos a través de la retransmisión del Canal 33. Era el cuarto más extraño, de más nervios, el menos claro, pese a que venía marcado por la reducción de la distancia del Real Madrid. A todo este cierto descontrol que aparecía Llull sintiéndose cómodo y aprovechando para anotar cuatro puntos seguidos. Tomic sacaba partido del pase de Jaric para anotar su 15º tanto, e iniciando el camino de otro partido de muy alto nivel. El croata dejaba a su equipo 11 abajo (50-61), una diferencia que podría haber reducido Prigioni si hubiera entrado su lanzamiento al límite del fin del tercer cuarto.

Pero era cuestión de tiempo. La barrera de los 10 se encargaría Tomic de reducirla con un gran movimiento al poste y Llull de seguir rebajándola forzando una de las que sólo él sabe hacer. Los palpables nervios del Regal Barça, al subconsciente del cual volvía la impotencia vivida en Barcelona, trataba de calmarlos el triple de Morris (54-64).

Ricky regresaba a pista como esa pieza a la que no se puede renunciar. En el intento de transiciones rápidas lograba forzar dos faltas, además de robarle un balón a Tomic nada más echar éste el balón en el suelo. Navarro también había regresado, a falta de 7 minutos. Pascual ya no podía permitirse tener a la artillería en el banquillo. Pese a que su conjunto vivía momentos bajos, la diferencia seguía por encima de los 10. El partido entraba en el tramo decisivo y una bomba de Navarro lo dejaba en 14 (56-70) con cinco minutos en el tintero.

Emoción a raudales: Ricky anota tras magistral pase de punta a punta de Morris y Prigioni (10 puntos) se saca un triple de la manga. Los culés no lo acababan de tener del todo claro, pero pese a la mejoría madridista, la sensación de que podían llegar en cualquier momento y que Tomic continuaba anotando, las opciones se agotaban y las posibilidades de victoria se deshacían con el paso del reloj. En ningún momento perdían la senda (triple de un Prigioni echando el resto para 67-78), pero el extra que necesitaban no llegaba. De hecho, no llegó y, con todo vendido, Navarro ponía la guinda con un triple para 73-84. El partido había sido el suyo y debía ser él quien lo cerrara.


REAL MADRID73
NNombreMinPT2T3TLR.T.RDROASBRBPTFTCFPFRVAL
4TOMIC, ANTE 34:01231#/13 -1/2 3211 4 1423
5PRIGIONI, PABLO 28:4410-2/3 4/4 22 22 4314
6HANSEN, TRAVIS 23:34112/3 1/2 4/4 11 11 4210
7LAVRINOVIC, DARJUS 04:55 0/1 --1 1 1 11-1
8JARIC, MARKO 30:3361/3 -4/4 431412 12311
9REYES, FELIPE 23:5872/6 -3/4 33 2 2 2443
13KAUKENAS, RIMANTAS 04:40 0/1 -- 1 1 1
14VELICKOVIC, NOVICA DNP - ---- - - - - - - - - - -
15GARBAJOSA, JORGE 17:0651/1 1/3 - 1 114
20VIDAL, SERGI DNP - ---- - - - - - - - - - -
22BULLOCK, LOUIS 08:02 0/3 --1 1 1 12 -6
23LLULL, SERGIO 24:27113/5 0/2 5/5 11 2 1 1239
Total7320-364-1021-23181441351106212169

REGAL F.C. BARCELONA84
NNombreMinPT2T3TLR.T.RDROASBRBPTFTCFPFRVAL
5BASILE, GIANLUCA 13:41 0/1 0/2 -22 11 1
8TRIAS, JORDI DNP - ---- - - - - - - - - - -
9RUBIO, RICKY 17:1651/2 1/3 -541133 239
10LAKOVIC, JAKA 18:2213-3/4 4/4 3 3 214
11NAVARRO, JUAN CARLOS 29:50244/7 4/6 4/4 422212 3829
17VAZQUEZ, FRAN 21:3763/5 --11 1 2 217
21NDONG, BONIFACE 11:0794/5 -1/1 11 11 1210
23MORRIS, TERENCE 33:4381/1 2/5 -11 2111 5 4
24SADA, VICTOR 04:22 ---
25LORBEK, ERAZEM 13:3341/2 -2/2 11 11 1 315
33MICKEAL, PETE 29:47134/6 -5/6 532 11 4314
44GRIMAU, ROGER 06:422--2/2 11 113
Total8418-2910-2018-19251961171260222198

David Vidal
ACB.COM

Últimos artículos relacionados con Real Madrid C. De F.
Últimos artículos relacionados con F.C. Barcelona
Últimos artículos del autor



© ACB.COM, 2001-

Aviso Legal - Política de cookies - Política de protección de datos