Artículo

Resistencia a caer
La fe mueve montañas… y en el baloncesto gana partidos. Caja Laboral y Real Madrid se rehicieron de situaciones adversas para levantar dos partidos que les mantienen con vida en la Euroliga. Teletovic y Llull, fueron los maestros de la heroica europea


Mirza Teletovic superó todas las dificultades para ser el mejor del partido (Foto Euroleague/Getty)

Redacción, 25 Feb.2010.- Dicen que creer es poder, que la consecución de cualquier objetivo siempre nace en la mente, en el corazón y en la confianza de cada persona. Tanto Caja Laboral como Real Madrid demostraron este jueves que no hay barreras insuperables ni partidos imposibles si se mantiene la fe en la victoria. Los dos habían fallado días atrás, pero este jueves tenían la opción de enmendar su error.

Ninguno de ellos partía de una situación favorable, venía de dos fuertes decepciones coperas y los ánimos estaban lejos de ser los mejores para encarar una remontada.

Quizá, de las dos, la misión del Caja Laboral parecía la más difícil. Tenía que neutralizar 11 puntos y hacerlo en Rusia, una pista complicada… y un viaje complicado como pudo comprobar Mirza Teletovic.

El Caja laboral quería superar la odisea de su viaje y minimizar el impacto de la ausencia de Splitter. De ambos objetivos se encargó un colosal Teletovic. Siete horas en un aeropuerto pueden dar mucho de sí, muchas cosas en las que pensar y un pensamiento único: vencer al Khimki.

La mentalización baskonista pronto surtió efecto y desde el primer minuto se vio a dos equipos con intensidades diferentes. San Emeterio, lanzó al equipo en el primer cuarto, Huertas y English encaminaron el resultado, pero fue el bosnio quien hizo posible las esperanzas de la afición vitoriana.

Espléndido en todas las facetas del juego, dos triples de Teletovic lograron poner once puntos de renta a favor del Caja Laboral (65-76). Pero, como todo en esta Euroliga es complicado, a los de Ivanovic todavía les tocó remar mucho en el partido.

El Khimki se agarró al partido, luchó por mantener la diferencia, pero Teletovic entonces encontró el apoyo de Eliyahu. El alero israelí apareció en los últimos minutos y con 10 puntos, cerró un partido perfecto que consigue que, junto a los jugadores, el avión de Moscú traiga de regreso la esperanza en Euroliga.


Sergio Llull, el hombre de las remontadas imposibles en el Real Madrid (Foto Euroleague/Getty)

Bien distinta fue la historia de la película en Madrid. Desde el principio el Montepaschi Siena, demostró llegar en un gran momento de forma (ganó la Copa de Italia este fin de semana) y dominó el partido desde el principio. Con su ritmo pausado, neutralizó el ímpetu inicial blanco y Romain Sato pretendía ser el tercer MVP de la Euroliga que sufría el Real Madrid.

Los puntos del alero llevaron el nerviosismo al banquillo blanco y la afición en las gradas. La situación se volvió límite cuando a poco de terminar el tercer cuarto, los ocho puntos que buscaban los locales estaban ahí, pero en lugar de ser favorable eran en contra (43-52). Ya pocos pensaban en el basketaverage, sólo valía ganar para evitar la pronta eliminación.

Pero si en este Real Madrid hay alguien que nunca deja de creer en sus posibilidades y en las del equipo, ese es Sergio Llull, el hombre de las remontadas. Con su carácter despertó a la afición y cambió la cara al partido. A su incansable esfuerzo defensivo, el cuarto período vio la mejor versión ofensiva de Llull. Anotó 17 puntos decisivos (en sólo 12 minutos) y lideró en el último cuarto un parcial de 18-4 que convirtió una pesadilla (48-53) en un sueño (66-60).

El partido entonces pasó a otro plano. Con la victoria garantizada para los madridistas, el objetivo era neutralizar el basketaverage de ocho puntos logrados por los italianos. Por momentos pareció una misión imposible porque Henry Domercant se erigía como verdugo de los sueños blancos cuando a falta de cinco segundos lograba un dos más uno (74-69).

Siempre perenne al desaliento, Llull todavía tendría una última acción heroica. La pizarra de Messina dibujaba una jugada con varios tiradores colocados en posiciones abiertas que tenía su origen en el balear. Llull que había fallado su dos últimos triples, creyó más que nadie en la remontada y se elevó para meter uno de esos triples que si los firmará una estrella de la NBA saldría en todos los telediarios. Sergio no es una estrella mediática como las de la Norteamérica, no le hace falta, su casta y pundonor es terrestre y eso es suficiente para enarbolar la bandera del madridismo. El Real Madrid reaccionó y sigue vivo en Euroliga, el milagro tiene nombre propio: Sergio Llull.

La fe mueve montañas… y remontada situaciones adversas. La fe de Caja Laboral y Real Madrid demostró este jueves ser difícil de superar.

Álvaro Paricio
@Alvaropc23
ACB.COM

Últimos artículos relacionados con Saski-Baskonia S.A.D.
Últimos artículos relacionados con Real Madrid C. De F.
Últimos artículos relacionados con M. Teletovic
Últimos artículos relacionados con Sergio Llull
Últimos artículos del autor



© ACB.COM, 2001-

Aviso Legal - Política de cookies - Política de protección de datos