Artículo

Grupo A: Regal Barça pone a prueba su candidatura ante rivales de entidad
Fenerbahçe Ülker y Montepaschi Siena son los dos rivales más duros que se encontrará el Regal FC Barcelona en esta primera fase de la Euroliga, piedra de toque para conocer el nivel que debe llevar a los azulgranas a cotas mayores. Completan el grupo Cibona, Asvel Lyon y Zalgiris

Cuatro ACB a por el cetro europeo
Análisis del Grupo D
Altas y bajas en Euroliga


Pete Mickeal, una pieza más para el asalto azulgrana al título

Redacción, 20 Oct. 2009.- Favorito sin excusas para liderar este Grupo A y para aspirar a lo máximo de lo máximo en esta Euroliga que lleva hacia París. El Regal Barça arranca ilusionado en una competición en vistas a la que ha construido un equipo largo, añadiendo las piezas justas que le faltaban y arreglando las importantísimas bajas de Ilyasova y Andersen fichando entre lo poco que ofrecía el mercado. Con un quinteto ideal capaz de vencer a cualquiera y varios repuestos de primera línea europea, Xavi Pascual ha añadido un base que echó de menos en algunas fases de la temporada pasada –Ricky Rubio– y al tres que tanto ansiaba –Pete Mickeal–. Sólo el juego interior, con las sensibles bajas del turco y el australiano puede parecer algún punto por debajo, pero la batería es de primer orden europeo. Todos los mimbres para que la afición azulgrana pueda soñar con su segunda Euroliga. En esta primera fase, dos buenos rivales servirán para testar el nivel del conjunto catalán en Europa.

Y es que el favoritismo del Regal Barça en este grupo puede tener rival consistente en el equipo de Siena. Un Montepaschi que únicamente encuentra oposición en Europa, después de dominar a placer las competiciones italianas en los últimos años. Manteniendo el bloque que cayó eliminado la temporada pasada en cuartos ante el campeón Panathinaikos, la única baja relevante es la de Rimantas Kaukenas, aunque bien sustituido por el griego Nikos Zisis y el exmilanista David Hawkins. Se espera, pues, que el dominador italiano mantenga una competitividad que le sostenga como candidato a la Final Four y que siga alumbrando con un buen juego que despierta admiración, el logrado por un Simone Pianigiani que, a cada temporada que pasa, parece más cerca de la aristocracia de los entrenadores europeos.


Terrell McIntyre, la maravilla que mueve el Montepaschi Siena (Foto Euroleague/Getty)

Pero si existe el espectáculo en Siena es gracias, en muy gran parte, al genio Terrell McIntyre, uno de los mejores y más dominantes bases de Europa y la pieza mejor reconocible de este Montepaschi. Generador del juego del equipo a la par que excelso anotador, esta temporada contará con el soporte de Zisis, que le puede dar descanso y acompañarle desde la posición de dos. Se mantiene en el perímetro la potencia y polivalencia de Romain Sato, que tendrá como acompañante a Hawkins, comandante del Armani Jeans Milano que cambia de bando, además de a Henry Domercant, que la pasada temporada no acabó de cuajar en el sistema de juego toscano. Tras todos ellos, el especialista en el lanzamiento exterior Marco Carraretto.

Por dentro, se mantiene el inteligentísimo Shaun Stonerook, vital a nivel defensivo y extremadamente útil en cualquier faceta del juego, junto al intimidador y taponador Benjamin Eze, que tienen en Ksystof Lavrinovic un interior más enfocado a tareas ofensivas, teniendo en cuenta la incorporación de Denis Marconato, que puede ser usado como mero especialista al final de la rotación interior del equipo.

Un conjunto que, sólo con mantener el buen juego, ya sería un regalo en esta nueva temporada; pero que sigue en su objetivo último de ganar una Final Four. Aunque para ganarla, primero se debe llegar a una Final Four que ya firmaría el Fenerbahçe Ülker, apuntando en las últimas temporadas tan buenos mimbres como caídas en el Top 16 (o el playoff a lo sumo). Los balances optimistas se multiplican incluso más que años anteriores. Motivos hay para ello: el crecimiento de un grupo que Tanjevic lleva tiempo moldeando, la salida de las lesiones de jugadores llamados a ser importantes o el añadido de algunas piezas importantes.

La pareja Solomon-Greer promete emociones fuertes, con la vuelta del primero a un equipo donde rindió a buen nivel y con la llegada del segundo tras mostrar su rápida anotación en Olympiacos. Por si la metralla fuera poca, regresa Gordan Giricek tras la lesión que le tuvo apartado la temporada pasada y se cuenta también con el intenso tirador turco Omer Onan y con el retorno de Tarence Kinsey. Además, emerge también la figura de Emir Preldzic, proyecto extremadamente cuidado por Tanjevic, al que se le augura una verdadera eclosión de forma cada vez más cercana. Los recursos no parecen tan extensos en el interior, con el ultrareboteador Mirsad Turckan una temporada más como bastión, los centímetros de los jóvenes Erden y Savas y la esperanza de que Asik cumpla todo lo que apuntó (importante jugador defensivo y algo más que un finalizador en ataque) en el Eurobasket con la camiseta de Turquía, tras una temporada prácticamente en blanco.

El segundo trío


Marcus Brown regresa a Kaunas (Foto Euroleague/Getty)

Peldaños por debajo de estos tres conjuntos encontramos al trío Cibona-Asvel-Zalgiris. Los lituanos, acuciados por las estrecheces económicas, han perdido a sus jugadores importantes del curso pasado (Maciulis y Jankunas), intentando recomponerse alejados del lujo. Para ello, tiran de varios jóvenes prometedores y que pueden tener oportunidad de desarrollarse a alto nivel, como es el caso del base Janavicius, Vasiliauskas o Butkevicius (los tres de 1989) y mantienen a veteranos como Dainius Salenga, recuperan al histórico en Euroliga Marcus Brown (que todavía conserva mecha para anotar) y realizan diversas apuestas que son las que determinarán, junto al rendimiento de las jóvenes promesas y la progresión de Kalnietis (tras protagonizar uno de los seriales del verano con su no-marcha a Treviso), el nivel final de este equipo. Es el caso de la repatriación de Martynas Pocius (desde la universidad de Duke, donde apenas ha tenido oportunidades) y la pareja interior Mirza Begic-Travis Watson. El primero, un prometedor pívot de 2.20 que viene de cuajar una temporada de buenas vibraciones en Ljubljana y que podría acabar de confirmarse como realidad en Kaunas. El segundo, un gran reboteador que apunta a grandes números en un equipo que no ofrece extremas garantías en la pintura.

Velimir Perasovic continúa un año más al frente de la Cibona, campeona de liga y copa croata, pero que pierde a la mayoría de sus piezas fundamentales (Calloway, Anderson, Kus y Prkacin) pero intenta rehacerse a base de devolver al país a algunos destacados jugadores croatas, como es el caso de Marko Tomas, llamado a ser líder en este grupo; Dalibor Bagaric, que aportará consistencia al juego interior; o el joven Bojan Bogdanovic, que regresa a su país tras su fallida experiencia española, buscando relanzar su carrera.

Sobresale la apuesta por la anotación exterior, con la pareja estadounidense formada por dos jugadores de backcourt, bajitos, jóvenes, sin excesiva experiencia en Europa, pero con capacidad para desbordar y anotar: Jamont Gordon (ex Fortitudo) y Antonio Graves (que llega del Galatasaray). Ante la carestía de hombres altos que realmente puedan marcar la diferencia en este equipo abocado a las transiciones y la velocidad, pueden ser importantes los nombres de un completo y cada vez más importante Marin Rozic y de uno de los jugadores con más clase del baloncesto croata, el joven Tomislav Zubcic, que apenas disfrutó de oportunidades la temporada pasada.


La piedra angular del nuevo Asvel Lyon, Curtis Borchardt (Foto Aito Bouzo/enCancha)

Cierra el grupo el Asvel Lyon Villeurbanne, que regresa a la Euroliga después de cuatro años de ausencia. Y lo hace con un equipo en el que destaca el nombre de Curtis Borchardt, alrededor del cual se mantienen varios de los jugadores de la plantilla que fuera campeona de Francia, pero que necesitará del ex del CB Granada a tope y sin lesiones para aspirar a avanzar en esta Euroliga. Continúan en el equipo el histórico Laurent Foirest (todavía con cierta relevancia en el equipo), el base internacional Aymeric Jeanneau, el anotador exterior Ben Dewar (que mantiene su importancia en cuanto a perfil anotador) y los interiores Eric Campbell y el internacional francés Ali Traore, de grandes virtudes atléticas.

Se les presume un papel importante a los recién llegados Bobby Dixon, base al que Vincent Collet podría entregar las manijas del equipo, el experimentado tirador Mindaugas Lukauskis y el ala-pívot estonio Kristjan Kangur (que viene de brillar en la liga de su país), con el Top16 como meta de fondo.

ACB.COM

Últimos artículos relacionados con F.C. Barcelona
Últimos artículos del autor



© ACB.COM, 2001-

Aviso Legal - Política de cookies - Política de protección de datos