Nota de agencia

Montepaschi Siena, a refrendar su gran temporada contra el Maccabi
El Montepaschi Siena se está convirtiendo en el equipo revelación de la temporada en Europa, pero a pesar de eso no parte como favorito en la Final Four de la competición. Delante tendrá al Maccabi, todo un clásico europeo que espera repetir éxitos pasados


Yotam Halperin, símbolo de un Maccabi que espera volver a lo más alto (Foto Euroleague/Getty)

Madrid, 1 may. 2008 (EFE).- El Montepaschi Siena del técnico Simone Pianigiani es una de las últimas sensaciones en el baloncesto europeo, tras clasificarse para la Final entre Cuatro de Tel Aviv 2003 en la primera participación de su historia, que ahora vuelve a luchar por el título dispuesto a plantar cara a un histórico como el Maccabi Tel Aviv israelí.

Esta es la tercera fase final de los italianos, una minucia comparado con los logros continentales del mítico conjunto telaviví, cinco veces campeón de Europa. El Siena, el único de los cuatro semifinalistas que superó el cruce de cuartos en dos partidos -eliminó al Fenerbahce turco-, cayó en sus anteriores intentos de disputar la final frente a rivales de la Lega (Benetton Treviso y Skipper Bolonia) y acude a Madrid con pocos pronósticos a su favor, pero esta competición siempre ha sido terreno abonado para las sorpresas.

Pianigini, técnico de los transalpinos, se ha revelado como una de las fuerzas emergentes en los banquillos europeos al frente de una plantilla en la que conviven jugadores procedentes de ocho países distintos: Italia, los Estados Unidos, Lituania, Macedonia, Nigeria, República Centroafricana, Venezuela y Ghana.

Sin embargo, el único jugador con experiencia en este torneo es el ex jugador norteamericano del FC Barcelona Bootsy Thornthon, que también contribuyó a la clasificación del Montepaschi para la Final entre Cuatro de Tele Aviv 2004.

Los italianos reúnen méritos más que sobrados para formar parte del cuarteto líder de la canasta europea. Poseen el récord de recuperaciones en un solo partido de la Euroliga -veintinueve- y dos de sus jugadores, los estadounidenses Terrell McIntyre y Shaun Stonerook lideran la clasificación de robos de balón, con promedios de 2,64 y 2,59 recuperaciones por partido.

McIntyre, además, es el jugador que más triples ha lanzado (156) y ha metido (63) esta temporada, aunque en este apartado sorprende la eficacia del pívot lituano Krystof Lavrinovic, que ha firmado una tarjeta de 32 triples en 51 intentos.

Las ilusiones del Siena sólo podrán apuntar a la final si superan en el primer choque al Maccabi, que es el equipo que más Finales entre Cuatro ha disputado desde la implantación de esta fórmula de competición -1988- al haber conseguido diez participaciones, una más que el FC Barcelona.

Los israelíes aspiran al título por séptima vez desde el año 2000 después de jugar las rondas finales de Salónica 2000, París 2001, Bolonia 2002, Tel Aviv 2004, Moscú 2005 y Praga 2006. Derrick Sharp y Tal Burstein han defendido la camiseta macabea en todas las citas con el título.

El Maccabi logró la clasificación para las eliminatorias de cuartos de final en pugna directa con el Real Madrid y ha entrado en la carrera por el cetro continental en el Palacio de los Deportes después de eliminar al FC Barcelona en tres encuentros.

Ninguno de sus jugadores aparece entre los diez mejores anotadores de la competición. Sin embargo, el estadounidense Terrence Morris lidera la clasificación de tapones (1,9 por partido) y ha sido uno de los mejores reboteadores de la competición. Un dato más a tener en cuenta por la formación italiana, que nunca ha ganado al Maccabi y acumula ocho derrotas en otros partidos frente a los hebreos desde 2002.

Aún así, el Montepaschi ya ha dado otro paso para afianzarse entre los clubes de la vanguardia continental con la clasificación para jugar la serie final de Madrid. El Maccabi es el último escollo que le queda para aspirar, por primera vez, a ser campeón de Europa.

Halperin: "Mi meta es triunfar con el Maccabi"

Yotan Halperin, formado y conducido hasta la nobleza continental en el Maccabi Tel Aviv israelí, ya ha ganado un par de títulos europeos con los telavivíes, representa una fuente inagotable de asistencias, anotación, minutos jugados y triples intentados para la formación dirigida por Zvi Sherf, y tiene como objetivo "triunfar" con el cuadro macabeo en esta Final entre Cuatro.

"Para mí esta temporada ha significado un punto de inflexión. Siempre quise triunfar con el Maccabi. Nunca pensé en hacerlo en otro equipo. Crecí aquí y siempre he soñado con convertirme en un jugador importante. Esta temporada he sido capaz de hacerlo", aseguró Halperin.

El jugador del Maccabi recalcó que "disputar una Final entre Cuatro siempre es una motivación y, por supuesto, si has sido un hombre influyente en el equipo porque, así, es incluso más divertido y aumenta la motivación".

"El Montepaschi es un equipo extraordinario con jugadores de calidad en todas las posiciones. Es difícil señalar a una estrella dominante en el Siena, que está repleto de buenos jugadores y, muy seguramente, conseguirá que el marcador vaya ajustado hasta el final".

Sato: "No salir de favorito siempre es bueno"

Romain Sato, el primer jugador de la República Centroafricana que disputa la Final entre Cuatro de la Euroliga, en la que defenderá los colores del Montepaschi Siena italiano, rival del Maccabi Tel Aviv israelí en semifinales, cree que "no salir como favorito siempre es bueno" y puede beneficiar al cuadro italiano.

"No tenemos la misma experiencia que los otros equipos en la Final entre Cuatro, pero no estar entre los favoritos siempre es bueno. No nos sentimos favoritos, pero ya hemos jugado contra dos de los equipos que están en Madrid -TAU Cerámica y CSKA Moscú-", indicó Sato.

El alero piensa que el Montepaschi "puede jugar de forma intensa contra cualquiera de estos equipos y, si lo hacemos como el resto de la temporada, podemos conseguirlo".

Sato subrayó que, pese a cualquier diferencia, el Montepaschi acude a la fase final de la Euroliga "sin que la clasificación sea bastante porque el equipo lo que quiere es ganar. Hay que trabajar mucho para conseguirlo y, con todo lo que se ha esforzado el equipo durante la temporada, no se puede decir que no está capacitado para ganar la Euroliga".




© ACB.COM, 2001-

Aviso Legal - Política de cookies - Política de protección de datos