Artículo

Soy Pablo Prigioni, entrenador de baloncesto
Siempre hay una única primera vez. Y la primera vez que vimos a Pablo Prigioni ejercer como técnico fue este pasado fin de semana en el II Circuito de Pretemporada Movistar by Liga Endesa de Logroño. El argentino vivió sus primeras experiencias dirigiendo a un Baskonia aún con pocos integrantes del primer equipo, pero con la misma ilusión y ambición que el argentino: dispuestos a hacer que Vitoria vuelva a hacer sus sueños realidad.

Redacción, 12 de septiembre de 2017.- El II Circuito de Pretemporada Movistar by Liga Endesa fue el escenario del debut como entrenador de Pablo Prigioni. El argentino se estrenó como técnico en Logroño al frente de un Baskonia que, con un equipo muy joven, mostró grandes dosis de talento, carácter y competitividad. Prigioni admitió que se sintió raro en algunos momentos y que acaba de empezar un camino en el que no hay atajos. Conoce su punto de partida y donde quiere ir. Este es el nuevo camino de Pablo Prigioni, ahora, entrenador de baloncesto.

”Me he sentido raro y cómodo a la vez”

Cuando hablamos de mejorar, de cometer errores y mejorar, yo me lo aplico el primero”. Así de honesto se presenta Pablo Prigioni tras su debut como entrenador. Un debut con “momentos en los que me siento raro y momentos en los que me siento cómodo” como norma de “un proceso que hay que transcurrir y es imposible acelerar”. Una sensación que sus dos bases, Marcelinho Huertas y Jayson Granger, también comparten. El paulista admitió que “ya le miro como entrenador, pero es imposible olvidar el gran jugador que fue” y que “es natural verle en el banquillo, es alguien que domina este juego y da mucha seguridad”. La misma extrañeza la reflejó también el uruguayo, para quién Prigioni “tiene un conocimiento del juego que muy pocos jugadores tienen”, algo que considera “una gran ventaja que debemos aprovechar”.

Pablo Prigioni da instrucciones durante un tiempo muerto (ACB Photo)


”No quiero que los jugadores sean robots”

Prigioni remarcó especialmente el aspecto mental en el crecimiento de sus jugadores y su equipo. “El basket es un juego en el que el jugador tiene que ver qué pasa en la pista y reaccionar”. Esa es la base sobre la que se centrará un “juego inteligente y dinámico” en el que sea fundamental el “compartir mucho el balón”. Prigioni quiere “jugadores que tomen buenas decisiones en la pista” y remarca que “ahí es donde se ve la calidad de los jugadores, cuando toman o no toman buenas decisiones en ataque y en defensa”. El argentino fue claro y directo: “No podemos depender de que el balón entre o no entre. Al final, es un fallo más y buscamos los errores para corregirlos”.

”No hay camino corto para mí y quiero rodearme de los mejores”

Como mejor staff técnico tengamos, mejor cubriremos las necesidades del equipo”. Prigioni tiene una idea muy clara en su mente “abierta por la NBA”. En un camino “sin atajos” para progresar como entrenador, Prigioni se mostró encantado por la llegada de Sergio Valdeolmillos, un técnico experimentado por el que el argentino tiene “un enorme respeto” y que “será de grandísima ayuda para todos”. Y especialmente para él, que quiere “aprender cada día de las cosas que haga mal” en un proceso que “no se puede acelerar, es cuestión de tiempo”.

"Los jóvenes me están sorprendiendo de forma increíble"

Sinceramente, cuando llegué al equipo y me dijeron que tenía que empezar entrenando con chavales de 17-18 años que apenas conocía, me eché las manos a la cabeza, pero me están sorprendiendo de forma increíble”. Prigioni habla con especial ternura y cariño de las jóvenes promesas de este Baskonia con ilusión en los ojos y la sonrisa de un padre. Jurij Macura, Arturs Kurucs, Miguel González, Sander Raieste y Rinalds Malmanis son los protagonistas de los mayores elogios que Prigioni ha regalado en Logroño. Jóvenes promesas con “una actitud fabulosa y una intensidad muy buena” y que son capaces de “coger ya muchas ideas de jugar inteligente, de ser capaces de leer y reaccionar, que es lo más difícil para un jugador”. Para ellos, este es un trabajo “a largo plazo”, pero para Prigioni, su trabajo y evolución está “siendo fantástica”.

Primer plano de Huertas (ACB Photo)


Prigioni, ¿maestro y espejo de un futuro entrenador?

Quizás sin ser consciente (o sí) de ello, Prigioni puede haber inspirado a otra persona a seguir sus pasos. A sus 34 años y “aún con algunos años más de baloncesto a primer nivel”, Marcelinho Huertas piensa en su futuro y ve a Prigioni como un posible espejo en el que mirarse. El brasileño reconoció que le gusta “la idea de ser entrenador en un futuro” ya que siempre está “pensando en muchísimas cosas del juego incluso fuera de la pista” y cree que tiene “la cabeza de entrenador”. Para Huertas, ser base “te hace llevar este punto de entrenador en la sangre”.

Gerard Solé
@gsole14

Últimos artículos relacionados con Pablo Prigioni
Últimos artículos relacionados con Saski-Baskonia S.A.D.
Últimos artículos del autor



© ACB.COM, 2001-