Artículo

Francia convierte en pesadilla el sueño mundialista de España (65-52)
España despertó de su sueño de la Copa del Mundo en casa. Fue un duro y prematuro despertar a manos de una Francia perfecta en defensa y con Diaw (15 puntos) y Heurtel (13) como protagonistas



Redacción, 10 Sep. 2014.- España se despidió de sus opciones de medalla mundialista al caer en cuartos de Final frente a Francia por 65 a 52.

Fue el mas duro despertar de un dulce sueño de cinco años. Todo se había programado para jugar el domingo 14, pero cuatro días antes la mejor defensa de Francia acabó con España.

Se veía venir. No comenzó nada bien España, su entrada en el partido fue con el pie torcido y un parcial francés de 11-2 metió ya desde el primer minuto el miedo en el cuerpo. Francia jugó sus cartas y la dureza defensiva no sorprendió tanto como su acierto triplista.

Con los minutos el juego se asentó, se llegó a poner por delante, pero siempre jugó la primera parte a remolque del rival. La defensa del miss match costó puntos y la superioridad reboteadora de Francia condicionó muchas acciones ofensivas de una España que vio cerrado el aro desde dentro y que no encontró aro en sus primeros nueve triples (acabó con 2/22).

Los nervios también jugaron su partido y España se precipitó en algunos lanzamientos que no tocaron aron y en defensa permitiendo a Francia sumar faltas de tiro que en otras circunstancia difícilmente hubieran conseguido. Al descanso el panorama era muy adverso e incluso estar sólo siete puntos abajo se antojó escaso.

Pero es que España nunca antes se había visto en una situación de ir por debajo en el marcador, Francia lo supo y por eso de su inicio arrollador. Cumplido media parte el problema ya no sólo era ir abajo sino que faltaba la continuidad para pensar que era una ventaja pasajera.

No lo fue porque Francia no tenía nada que perder y el objetivo era tan grande que se agarró al parqué incluso en el tercer cuarto, el del despertar de España. Fueron 10 minutos de excelencia defensiva que dejó a Francia en siete puntos y, aunque no tuvo mucho brillo anotador, los fogonazos anotadores de Juan Carlos Navarro (10 puntos) y, sobre todo, Pau Gasol (17 puntos y ocho rebotes) permitieron una mínima ventaja antes de llegar al momento decisivo.

Fue el canto del cisne de un equipo en el torneo. Francia siguió con su exhibición defensiva (capturó 50 rebotes, 22 más que España) y con el paso de los minutos su acierto fue terminando de darle la confianza que necesitaba para lograr la gesta de tumbar al subcampeón olímpico y uno de los favoritos a medalla. Boris Diaw (15 puntos) y Thomas Heurtel (13) fueron los principales verdugos de un equipos que cayó, pero que se retiró con honores de campeón por una afición que nunca dejó de animar como tales.

Desolación en el banquillo español (Foto FIBA)

A remolque desde el inicio

En busca de una salida intimidatoria España y Francia buscaron la vía del triple. Le fue mejor a Francia que abrió el marcador mediante Diaw, mientras que España se chocó de inicio con al dura defensa interior gala y el cierre absoluto del rebote.

Más de dos minutos tardó el equipo español en anotar y por entonces Lauvergne ya había encontrado nuevamente aro desde más allá de 6,75. Fue un mal inicio de España que se focalizó en una errática defensa del bloqueo directo en la que cambiaron y se generaron desventaja en un miss match que acabó de rentabilizar Heurtel con dos nuevos puntos. 8-0 para empezar.

Tuvo que ser Rudy con una penetración quien rompiera el cerrojo, pero como Francia seguía acertadísima en el triple, Diaw hizo crecer la ventaja. Era cuestión de manejar los nervios de una situación nunca antes vista en el campeonato... y de ajustar en defensa (11-2).

Francia no engañó a nadie y salió tan dura como se preveía. Al primer rebote defensivo español y oportunidad de correr frenó en falta a Ricky Rubio. No quería que hubiera ritmo y por eso fallar dos ataques y ser constestada por Navarro trajo la primera duda del partido. Su inicio se esfumó como llegó y minimizó el impacto francés con la canasta de Marc Gasol (11-10).

Parcial con parcial se paga y el de España era de 10 a 0. La máquina había costado que arrancara, pero a dos minutos del término del primer cuarto estaba en funcionamiento y con el primer susto ya fuera del cuerpo.

Francia buscó seguir con la dureza de su juego, quiso frenar el rebote y dio entrada a Gobert antes de lo previsto. También salió Diot porque el pick and roll había dejado de dar los réditos de los primeros minutos y con ellos Francia afrontó el final de un cuarto que acabó como empezó (15-15)... por suerte para España.

Mickael Gelabale celebra una jugada con Llull en primer plano (Foto FEB)

El triple y el rebote ofensivo lanzan a Francia

No fue un mejor inicio el de España en el segundo cuarto, el atasco interior continuó y, por el contrario, Pietrus y Gobert, fueron contundentes bajo el aro español. Nuevamente un arranque adverso condicionó el juego local que tuvo que buscar nuevos protagonistas en sus acciones ofensivas. Las aportaciones de Lull y Calderón aliviaron ese bloqueo, pero Francia lo bordó en ataque con un gran juego combinativo como el que culminó Gobert con un brutal mate. La velocidad de pase y la creación a partir del bloqueo directo fueron cuestiones remanentes en la defensa española (21-19).

España necesitaba de sus referentes y Pau Gasol acudió para estrenar su casillero en juego y reclamar el ánimo de un pabellón que se dejó la voz para ayudar a que las canastas comenzasen a caer con la fluidez deseada. Y es que ni los mates de Ibaka entraban... Por momentos era desesperante ver el 0/9 en triples por que el colapso en la zona era grande (4/13 para los pívots españoles) y Francia volvió a acertar con los suyos para tomar una nueva ventaja en el marcador (28-21).

Un nuevo parcial (7-0) y a remar antes del descanso. Era el momento para tirar de galones dentro del partido y Pau Gasol y José Calderón lo entendieron para sumar sendas canastas. Especialmente gratificante fue el triple del base (el primero de 10 intentos), aunque Francia respondió perfectamente e, insertado en una vorágine de aciertos y controlando el rebote (nueve rebotes ofensivos para los franceses antes del descanso), mantuvo su renta.

El tema del rebote (más 15 para los franceses en los dos primeros cuartos) era un problema que, por momentos, no tenía solución para España y ni tan siquiera que Francia se cargara de faltas fue un alivio. Los nervios entraron en acción y los últimos segundos fue un compendio de errores españoles: airball en ataque y en defensa un nuevo rebote ofensivo y falta en el último segundo. Al final el 35 a 28 del marcador era el reflejo de lo visto en el parqué.


El orgullo de un equipo que nunca se rinde

Hacía falta dar un golpe en la mesa, demostrar la autoridad de antaño y recuperar la sonrisa en el juego y en la cara de los jugadores para que el tiempo y el marcador se convirtieran en enemigos irreconciliables. Por ello luchó el pabelló entregándose en la salida del tercer cuarto y la respuesta de Pau Gasol fue la que se esperaba.

La canasta del líder de España era un canto a la reivindicación, hoy no tenía que ser el día en que fallara. Esa canasta dio el punto de necesitaba el equipo y a partir de entonces se vieron minutos de excelencia defensiva. Todo un clinic con el que Francia se topó para perder dos ataque por consumir los 24 segundos de posesión, perder dos balones y recibir un tapón. Por fin Francia sintió la presión del encuentro y España la energía para recuperar su juego y ponerse a uno (37-34).

Pero como toda remontada no es tal hasta que se consume, Vincent Collet quiso parar el momento español y dar un respiro a los suyos. Su efecto se notó y dos canastas de Francia permitieron alargar su reinado en el encuentro. Éste duró lo que quiso Juan Carlos Navarro, todo un rey en estos días y cinco puntos suyos dieron nuevamente caza a Francia en el marcador (39-39).

Y llegó el lío. No podía ser un partido entre estos dos equipos y que todo fuera por los cauces normales. Éste se montó entre Llull (¿Recuerdan el año pasado?) y Florent Pietrus. Cayeron técnicas para ambos lados y como Collet también se sumó, España salió con ventaja en el marcador por mor de los tiros libres.

La selección española había hecho la mitad del camino. Había recuperado sensaciones e incluso llegó a colocarse por delante, pero todavía le restó la otra mitad. Francia cortó con ese parón el ritmo del rival y tres tiros libres de Batum volvió a darle la ventaja. Desde luego que él no se iba a amedrentar.

El cuarto se cerró de forma espectacular, con una de esas conexiones Chacho-Rudy que levantan el ánimo al más apagado y el tapón intimidatorio de Pau Gasol redondeó un cuarto donde España lo bordó (15-7) y purgó sus pecados anteriores. Todo se decidiría en los últimos minutos (42-43).


Heurtel aupa a Francia y entierra a España

Pese a todo Francia seguro que hubiera firmado antes de empezar el encuentro llegar a esta situación. Tenía 10 minutos para soñar con las semifinales y jugaba con la posible presión de un equipo hecho para medalla y que hasta el momento no había conseguido despegarse de ellos.

Así quedó patente en sus ataque iniciales y con seis puntos recuperó aliento y el control del marcador en el último cuarto. Nuevamente no pudo encontrar regularidad en su juego y como el triple siguió sin entrar Francia se marchó nuevamente con otro triple de Diaw. Las cosas claras y el juego duro. Francia ponía nuevamente contra las cuerdas a España (51-45).

La situación comenzó a verse en estado de drama por que ya no sólo que Francia anotara triples o reboteara en ataque, sino que el ataque español volvió a enrocarse y no encontrar el camino correcto. La defensa de Francia había sido magnífica y ahora lo fue de manual. Un tapón a Gasol rara vez se ve, pero Gobert lo consiguió para dar un plus anímico a un equipo ya realmente no lo necesitaba.

La segunda vez que volvieron a encontrarse ambos jugadores Pau Gasol se la devolvió y sacó además la cuarta falta del pívot. El juego español comenzó a pivotar en exceso sobre su estrella y por mucho que el pabellón gritase ¡Sí, se puede!, no lo parecía a tres minutos para el final y con cinco puntos abajo.

España tuvo su oportunidad con un fallo en ataque de Francia pero un rebote que no cerró Marc se convirtió en una canasta de Diaw. Y es que Francia no tuvo freno en su descaro y menos Heurtel que se fue directo contra Pau Gasol y sacó una canasta increíble. Francia seguía dominando por cinco restando sólo dos minutos.

España colisionó de choque con la dura realidad de la derrota segundos después, con el triple de Thomas Heurtel. Ya lo había avisado el día de antes y no falló. Nunca le asustó la responsabilidad y sus puntos dieron el golpe de gracia al sueño mundialista de España. La venganza francesa de 1999 se culminó en el 2014, el año de la Copa del Mundo.

FRANCIA65
NNombreMinPT2T3TLRTRDROASBRBPTFPM/MVAL
4*T, Heurtel22133/41/34/4330401021014
5*N, Batum3292/40/45/64221011384
6A, Diot2242/60/10/021142002-45
7*J, Lauvergne1640/21/11/210730010149
8C, Kahudi00---0000000000
9E, Jackson200/10/00/011000001-2-1
10E, Fournier1741/20/42/22202000162
11F, Pietrus1021/20/00/0101001020-1
12R, Gobert2352/40/01/2139401214911
13*B, Diaw30153/53/70/2532314021310
14K, Tillie00---0000000000
15*M, Gelabale2292/21/42/233000304212
Total6516/326/2415/20503416144162226555

ESPAÑA52
NNombreMinPT2T3TLRTRDROASBRBPTFPM/MVAL
4*P, Gasol31177/110/13/386211335017
5*R, Fernandez2562/30/32/210131000-67
6S, Rodriguez1200/00/30/000020101-5-3
7*J, Navarro26103/61/51/210110102-31
8J, Calderon1351/11/30/011010101-103
9F, Reyes00---0000000000
10V, Claver00---0000000000
11*R, Rubio2741/60/12/221113104-8-1
12S, Llull1452/20/31/200000101-7-1
13*M, Gasol2931/70/01/244000013-14-2
14S, Ibaka1821/40/30/021100011-12-2
15Á, Abrines00---0000000000
Total5218/402/2210/1328208958518-6519

Álvaro Paricio
@Alvaropc23
ACB.COM

Últimos artículos del autor



© ACB.COM, 2001-